Alta para los dos primeros pacientes de la unidad de rehabilitación post COVID del Benito Menni

Alta para los dos primeros pacientes de la unidad de rehabilitación post COVID del Benito Menni

|

El Centro Hospitalario Benito Menni (CBHM) acaba de dar el alta a los dos primeros pacientes de la Unidad de Rehabilitación post COVID-19. Se trata de la primera unidad hospitalaria de Castilla y León especializada en la rehabilitación de pacientes que han pasado la COVID-19 y tienen secuelas graves como dificultad respiratoria, para comer, hablar o moverse. Sanidad de Castilla y León (SACYL) y otras instituciones privadas han derivado desde el pasado 20 de abril a diez pacientes con secuelas, que se encontraban en los hospitales, pero que no podían hacer una vida normal tras superar la enfermedad.


Pérdidas hasta del 40% de la masa muscular

La doctora Socorro Ríos, directora de la Unidad de Rehabilitación post COVID-19 del Centro Hospitalario Benito Menni, explica que muchas de las personas que logran superar el virus tienen problemas de movilidad, "esto puede ocurrir en todos los casos, pero es más grave si el paciente ha estado en la UCI, ya que después de 10 días en cuidados intensivos se pierde el 40% de masa muscular y no pueden ni sostenerse en pie".


"Hemos visto casos en los que han perdido más de 30 kilos y no pueden comer debido a trastornos de la deglución que surgen como secuelas neurológicas del propio virus y tras pasar días o semanas inmovilizados en una cama de hospital o en su domicilio", comenta. Esto supone que entre la estancia en las UCIs y la unidad de rehabilitación el tiempo medio para recuperar su vida normal supera los tres meses. 

La doctora Ríos, detalla que en pacientes que han estado intubados son frecuentes las lesiones neurológicas, problemas respiratorios o para comer y trastornos tanto del lenguaje, así como cognitivos o psicológicos. "un 24% de los pacientes que salen de la UCI por esta patología presentan signos similares a los de un Alzheimer leve", especifica.


Esta unidad comenzó a funcionar el 20 de abril y ya se ha podido dar el alta a dos pacientes. El tiempo de recuperación para los casos más leves es de aproximadamente un mes y medio. Socorro Ríos detalla que estas secuelas no solo las tienen quienes han padecido COVID-19, también algunas personas mayores que han permanecido confinadas en su domicilio desde que se decretó el estado de alarma presentan problemas de movilidad y trastornos cognitivos.


No obstante, asegura que "con un tratamiento intensivo los pacientes pueden recuperar por completo las capacidades perdidas como consecuencia de la enfermedad o del confinamiento".


Para abordar estas patologías, tanto de forma ambulatoria como en hospitalización, el Centro Hospitalario Benito Menni cuenta con un equipo multidisciplinar integrado por más de 40 personas entre enfermería y auxiliares, fisioterapeutas, terapeuta ocupacional, logopeda, neuropsicólogo, rehabilitador médico e internista. Por último, Ríos recuerda que está unidad se ha puesto en marcha siguiendo todos los protocolos de seguridad y desinfección aprobados por las autoridades sanitarias.