El Instituto de Salud Carlos III contabiliza 43.000 muertes de más en España y 3.600 en Castilla y León desde el inicio de la pandemia

El Instituto de Salud Carlos III contabiliza 43.000 muertes de más en España y 3.600 en Castilla y León desde el inicio de la pandemia

|

Con el transcurso de las semanas, la auténtica dimensión del coronavirus queda reflejada irremediablemente en los registros civiles en forma de defunciones, y los resultados son, por qué no decirlo, aterradores. Esta información está siendo analizada sistemáticamente a través del Sistema de Monitorización de la Mortalidad diaria (MoMo) en España, que utiliza la información de mortalidad por todas las causas que se obtiene diariamente de 3.929 registros civiles informatizados del Ministerio de Justicia, correspondientes al 93% de la población española y que incluye todas las provincias. Las estimaciones de mortalidad esperada se realizan mediante modelos restrictivos de medias históricas basados en la mortalidad observada del 1 de enero 2008 hasta un año previo a la fecha actual.


Los resultados obtenidos a nivel nacional desvelan un exceso de mortalidad de un 55,3% para todas las edades para el periodo de tiempo comprendido entre el del 13 de marzo al 22 de mayo de 2020. 120.760 personas fallecieron en España en lo más duro de la crisis del coronavirus, lo que supone 43.014 muertes más que el mismo periodo del año anterior, cuando lo esperable eran sólo 77.746 decesos. Aunque desde el Ministerio de Sanidad sólo hay contabilizados 27.127 fallecimientos por COVID-19, lo cierto es que no hay ninguna otra causa aparente a la que atribuir semejante avalancha de muertes si no el coronavirus.

Los resultados obtenidos en Castilla y León son aún más escalofriantes, ya que nuestra CCAA es una de las más azotadas por el virus por su enclave geográfico tan próximo al epicentro madrileño de la pandemia en España y a la elevada edad media demográfica y al envejecimiento crónico de su población, que se ha visto azotada especialmente por una alta incidencia del COVID-19.


En el siguiente gráfico puede observarse el desequilibro entre la mortalidad por todas las causas observada y la esperada en Castilla y León. Defunciones observadas, estimadas y exceso de defunciones por todas las causas, para toda la población, por sexo y por grupos de edad en Castilla y León, del 18 de marzo al 13 de abril de 202. En dicho periodo de tiempo fallecieron en Castilla y León un total de 6.759, un 113.6% más de lo esperado, es decir, 3.595 muertes 'de más' con respecto a las 3.164 defunciones que venían siendo habituales, aproximadamente, en el mismo periodo de tiempo. La incidencia entre hombres y mujeres apenas varía entre sí, con un 0,5% de diferencia. Y el escenario se recrudece especialmente cuando hablamos de mayores de 74 años, donde el exceso de muertos es de 3.134, el grueso de esos 3.595 fallecidos más durante el siniestro periodo que estamos analizando.


El recuento que ofrece la Junta de Castilla y León se aproxima bastante a la realidad de estas cifras; registra hasta la fecha 2.008 fallecidos por coronavirus en los hospitales de la Comunidad, y a mayores contabiliza 690 fallecidos en residencias con COVID-19 confirmado, si bien también apunta que otros 1.028 residentes fallecieron en estos centros con síntomas compatibles -principalmente al inicio de la crisis, cuando no había disponibilidad de test-, con un total de 1.718 fallecidos en residencias con coronavirus o síntomas compatibles. En diversas ocasiones, el propio vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, ha reconocido que el coronavirus se ha llevado más de 3.000 vidas en Castilla y León.


Mortalidad castilla y leon


Exceso mortalidad



obs N: número de defunciones observadas en el periodo comprendido entre la fecha de inicio y fin de exceso

est N: número de defunciones estimadas, en el periodo comprendido entre la fecha de inicio y fin de exceso

exc N: número de defunciones en exceso (observadas por encima de las estimadas)exc %: porcentaje de defunciones en exceso