SATSE critica que Sacyl haya decidido cerrar las urgencias pediátricas del Centro de Especialidades Arturo Eyries para trasladarlas al Hospital Río Hortega

SATSE critica que Sacyl haya decidido cerrar las urgencias pediátricas del Centro de Especialidades Arturo Eyries para trasladarlas al Hospital Río Hortega

El Sindicato de Enfermería considera que las dos enfermeras con las que únicamente cuenta este servicio en el Hospital son insuficientes para atender una asistencia que se va a doblar desde los 26.000 pacientes anuales actuales a los 50.000.
|

El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Valladolid critica que Sacyl haya decidido cerrar las urgencias pediátricas del Centro de Especialidades de Arturo Eyries para trasladarlas al Hospital Río Hortega, sin contar con un número suficiente de enfermeras y del espacio suficiente para ello en este último hospital.


SATSE Valladolid ha sabido que en plena pandemia, Sacyl ha decidido trasladar esas urgencias pediátricas sin que se hayan iniciado aún las obras para poder contar con suficiente espacio para ello en el Hospital Río Hortega ni realizar la contratación del personal necesario. Así, en las Urgencias Pediátricas de este Hospital se va a crear una doble zona: una de pacientes afectados de Covid y otra limpia del coronavirus, aumento de estructuras que no van a ser suficientes para asumir el incremento de la demanda derivada de la asunción de las urgencias traumatológicas y del cierre de la atención pediátrica de Arturo Eyries. Se pasará de 26.000 a la atención de 50.000 consultas anuales y cuyas obras aún no se han iniciado y ni hay fecha prevista para ello.


El Sindicato de Enfermería SATSE critica que se tome esta decisión en plena pandemia y que se haya establecido ya la fecha del traslado el próximo día 10 de junio, con el mismo personal enfermero con el que actualmente cuentan las Urgencias Pediátricas del Río Hortega, dos enfermeras.


Hasta ahora, estas dos enfermeras asumían la atención en la sala de triage, tres boxes, una sala de observación con 4 camas y 2 cunas donde se ingresaban a los niños que precisan un control de su evolución o un ingreso hospitalario y una sala de vigilancia donde se atienden los casos especialmente graves. Ya de por sí era una dotación claramente insuficiente para atender a un promedio de 26.000 consultas anuales, frente a otros hospitales que con menos población pediátrica y por tanto demanda, tienen  un mayor número de personal, pero ahora, es inviable que con un incremento de consultas en la urgencia pediátrica que se prevé alcance las 50.000 anuales, asumiendo las técnicas de traumatología y los procedimientos de sedación, teniendo que estar asignada una enfermera al circuito limpio de COVID y otra al sucio, se plantee el traslado de las atención pediátrica del Arturo Eyries sin llevar a cabo el incremento de la dotación de la unidad.


Este volumen de demanda sin la dotación suficiente pone en riesgo la salud de los niños que acuden al hospital, ya que si se paraliza la atención en el servicio de triage porque las enfermeras del servicio están atendiendo el resto de las áreas de la urgencia, puede no priorizarse la atención de niños que acudan al servicio por una patología realmente grave, como puede ser una sepsis.


SATSE Valladolid denuncia que no se puede realizar el traslado sin organizar el servicio previamente. Se deben realizar las reformas, aumentar el tamaño de las salas de espera, evitando todo lo posible el contacto entre niños con sospecha de COVID y sin sospecha y aumentar la dotación de enfermeras para que todo esté preparado antes de que se produzca la derivación de los pacientes, si no la atención puede derivarse en caótica.