Tristeza y dolor sin límites tras hallar el cadáver de su perra con varios disparos
Cata con Concha. Fotografía cedida a NoticiasCyL Valladolid

Tristeza y dolor sin límites tras hallar el cadáver de su perra con varios disparos

​Charlamos con Concha Fernández Moreno, dueña de Cata, una perra mastina hallada por su dueña, sin vida, en la mañana del sábado
|

El dolor de Concha Fernández Moreno se palpaba desde el inicio de esta conversación. No ha podido contener las lágrimas. En la mañana del sábado se encontraba en las afueras de una urbanización de Castronuño a su perra Cata sin vida.


“Estaba tumbada, como si estuviera dormida, con tres tiros”, nos cuenta. La Guardia Civil ha confirmado a este periódico que el animal apareció en la mañana del sábado en la urbanización Ruzafa. Los agentes continúan con las gestiones y las investigaciones, analizando también las batidas de jabalíes en la zona, y en las próximas horas Concha acudirá para poner la pertinente denuncia escrita tras dar rápidamente aviso el sábado, vía telefónica, a la Guardia Civil, de lo ocurrido. 


Pregunta. ¿Cuándo se produjeron los hechos y dónde?


Respuesta. Vivimos en Castronuño, en una finca a la salida del pueblo, estamos un poco alejados. El viernes por la noche Cata se salió. Normalmente está cercado pero la finca es más grande que la cerca que tenemos nosotros. Salió a dar un paseo. Hay cuatro o cinco casas cerca, se pasea alrededor. Debía haber vuelto a las 10.30, cuando cae la noche. Como no aparecía, a eso de la 1.00, nos fuimos a buscarla y no la encontramos.


P. ¿Cuándo encuentran finalmente al animal?


R. En la mañana del sábado. Estaba en una tierra de barbecho a 25 metros de la última casa. Estaba tumbada, como si estuviera dormida, con tres tiros. Tenía uno en el codo, en la pata de delante. Otro en la parte de atrás y otro en la barriga.


P. ¿Están denunciados los hechos ante la Guardia Civil?


R. Llamamos rápido, vinieron en seguida y fueron los que dijeron que eran disparos. Disparos de rifle nos dijeron. Llamamos primero al 062, nos tomaron datos, y la idea es ir hoy a hacer la denuncia oficial.


P. ¿Cómo era Cata?


R. Te imponía su tamaño al ser una mastina pero lo único que quería era una caricia. Venía hacia ti y te enseñaba la barriga para que se la acariciaras. Jamás enseñó los dientes. 



P. Una pena que se sigan produciendo estos hechos en estos tiempos  



R. Es una mezcla de tristeza y rabia. La rabia de que haya gente que esté disparando con un rifle de noche a un sitio en el que no debería estar y tampoco tener un permiso de armas.  Si es capaz de hacer eso con un animal lo puede hacer con una persona perfectamente. 


Valladolid Cata Perra castronuno