Las puertas giratorias… siguen rotando para los mismos

Las puertas giratorias… siguen rotando para los mismos

​Artículo de opinión de Santos García Catalán
|

Ayer saltaba la noticia: “Enagás dará entrada a su consejo a dos ex ministros del Psoe y a un académico afín a Podemos”. Todo habitual en cuanto a la entrada de políticos a las empresas que controla el Estado.

Viene siendo lo habitual entre los partidos que nos vienen gobernando durante los últimos 40 años de democracia; incluido el cogobierno podemita actual. Y es que los emolumentos que reciben los consejeros, es para no pensárselo dos veces. Algunos, la mayoría, alcanzan los 160.000 eurazos. Con “la pólvora del rey”, dispara cualquiera…


Para ponernos al día, la empresa gasista está participada por SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) en torno a un 5% por el Estado. Enagás es la empresa encargada de la red de gasoductos y almacenes de gas en España. Según el balance del primer trimestre de 2020, ha obtenido beneficios, después de impuestos, por valor de 119,1 millones de euros, superior en un +14,7% al pasado ejercicio.

El consejo, integrado por 13 miembros bajo la presidencia ejecutiva del ingeniero Antonio LLardén, pasará a tener 16 componentes.


Los principales accionistasde la compañía son la SEPI (5%), Amancio Ortega (5%), Blackrock (3,8%), Bank of America (3,6%) y State Street (3,08%). Existe por ley un límite del 5% para cualquier accionista.

Sin duda, Enagás es una empresa rentable en estos tiempos de ruina económica para la mayoría de empresarios y autónomos españoles. Pero también es un “cementerio de elefantes”. “Enagás: la madre de  todas las puertas giratorias”. Titula el diario Público. Mientras que Cinco días/El País encabeza con: “El consejo de Enagás pasa a 16 para dar entrada a los ex ministros Blanco y Montilla”. ABC en su encabezamiento: “Dos ex ministros socialistas y un asesor de Podemos entran en el consejo de Enagás”.

Y así sucesivamente en los distintos rotativos y digitales que hemos consultado.


Quisimos profundizar en el fondo de la noticia y copiamos lo siguiente en ABC: “El año pasado, la retribución media de los consejeros de Enagás fue de 160.000 euros. El Estado mantiene un 5% del capital de la compañía a través de la SEPI. En el consejo de esta compañía, que es el principal transportista de gas natural y el gestor técnico del sistema gasista, ya se sientan tres destacados «populares», como Antonio Hernández Mancha, Ana Palacio e Isabel Tocino.


De El Independiente extraemos: “El año pasado los consejeros no ejecutivos de Enagás percibieron una remuneración en metálico de 160.000 euros. Una retribución que en principio se mantiene para 2020 y que sería la que percibirían (al menos la parte proporcional al tiempo que ocupen el puesto durante este ejercicio) los nuevos consejeros.


Según los registros oficiales de Enagás, los miembros del consejo de administración perciben una cantidad fija anual de 100.000 euros, una cantidad variable de hasta 30.000 euros en función de la asistencia a las reuniones del consejo; una cantidad fija de otros 25.000 euros por pertenecer a cada una de las comisiones del consejo y otra variable de hasta 5.000 euros por asistir a las reuniones de las comisiones. A esta cantidad se pueden sumar otros 25.000 euros si se preside alguna de las comisiones.


Luego quisimos conocer más del asunto sobre las puertas giratorias en otros países y de Euronews recogimos esta propuesta del Parlamento Europeo: ”El Grupo de Los Verdes/ALE ha presentado esta semana un informe sobre la prevalencia del fenómeno de las puertas giratorias en Europa, una práctica que afirma estar tan extendida que han sido capaces de documentar 88 casos actuales de ex altos cargos políticos trabajando en el sector de los combustibles fósiles, obteniendo beneficio de su anterior ocupación pública”.


En definitiva, lo de las puertas giratorias es un mal endémico que se produce y reproduce en casi todos los países democráticos desde EEUU hasta Japón. En el país del sol naciente recibe el nombre de "amakudari”, literalmente "descenso del paraíso/cielo". No puede ser más apropiada la definición.


Lo dejamos aquí. No sin antes ofrecerles la particular versión del presidente Revilla respecto de la noticia: “qué coño sabrán estos dos pazguatos de electricidad, de energía ni de nada. Son dos vividores de solemnidad que van a recoger sus 160.000 € mientras tenemos que dar rentas mínimas a gente que se muere de hambre y gente que está en el paro. Esto es una gran sinvergüenzada, inconcebible la recolocación de estos dos elementos”. (SIC). Genio y figura Revilla.


Apostilla: Y el resto de los consejeros, que tras dejar la política siguen años y años en la poltrona…en fin. Saquen conclusiones, porque a lo peor tratarán de congelar -o rebajar- las pagas de los pensionistas o de los funcionarios públicos. Vaya Ud. a saber.