Crece en la prensa irlandesa la expectación ante la búsqueda en Valladolid de los restos de O'Donnell
Imagen de los recortes en diversos medios internacionales

Crece en la prensa irlandesa la expectación ante la búsqueda en Valladolid de los restos de O'Donnell

Señor de Tyrconnell, lideró la rebelión en la isla contra el dominio inglés y falleció en Simancas en 1602
|

Las excavaciones que desde hace varios días se desarrollan en la calle Constitución de Valladolid para encontrar la capilla del desaparecido convento de San Francisco de la capital donde se encontraría la tumba del héroe irlandés 'Red' Hugh O'Donnell ha generado un creciente interés en la prensa de la isla esmeralda.


Jefe del clan de los O'Donnell y señor de Tyrconnell, en el norte de la isla, el 'rojo' Hugh lideró la insurrección irlandesa contra el dominio inglés que desembocó en la conocida como Guerra de los Nueve Años (1594-1603) en la que los rebeldes recibieron el apoyo de España, pero tras la derrota de la batalla de Kinsale hubo de huir a la península ibérica, cuya capital era por aquel entonces Valladolid, adonde acudió en dos ocasiones para entrevistarse con el rey Felipe III.


En su segundo viaje a la ciudad del Pisuerga, O'Donnell encontró la muerte en 1602 y fue enterrado inicialmente en el castillo de Simancas, para ser trasladado más tarde al convento de San Francisco, en cuya ubicación se buscan ahora sus restos coincidiendo con los trabajos para peatonalizar la calle Constitución que atraviesa lo que en su día fue parte del amplio complejo del convento.


Así, medios como el Irish Independent, el diario más vendido en Irlanda, comenzó su seguimiento a la búsqueda de los huesos de Hugh O'Donnell el 21 de mayo, una cobertura a la que también se ha sumado el otro gran periódico de la isla, el The Irish Times, quien el martes 26 de mayo titulaba 'La excavación de los restos de 'Red' Hugh O'Donnell encuentra un cráneo y ataúdes. Arqueólogos descubren huesos la capilla española donde también fue enterrado Cristóbal Colón'.


El pasado viernes 22 de mayo otro medio irlandés, el Irish Central, se hacía eco de la búsqueda y titulaba 'Exacavación en curso en una ciudad española para recuperar los huesos de un antiguo jefe irlandés' y subtitulaba 'La excavación se está desarrollando en Valladolid, España, para recuperar los restos del antiguo líder irlandés 'Red' Hugh O'Donnell, quien murió y fue enterrado allí en 1602'.


Ése mismo día, la versión irlandesa del diario The Sun repasaba la 'Historia del líder irlandés 'Red' Hugh O'Donnell mientras arqueólogos españoles buscan el lugar de su entierro hace 400 años'.


Esta misma semana, la radio televisión pública irlandesa, la RTE, abordó en sus informativos del miércoles esta búsqueda e incluso entrevistó al alcalde de Valladolid, Óscar Puente, para conocer los detalles del caso, misma jornada en que el diario británico The Guardian subrayaba que una excavación española "se acerca" al enterramiento de éste 'lord' irlandés, después de que se encontrara un cráneo humano en la capilla en la que, recordaba, fue enterrado también Cristóbal Colón. Incluso la BBC en su emisora para la región autónoma británica de Irlanda del Norte se ha referido en sus redes sociales a esta búsqueda.


EL CONVENTO DE SAN FRANCISCO


El convento de San Francisco tenía su fachada principal en la Plaza Mayor de Valladolid --donde ahora se encuentra el Teatro Zorrilla-- y se expandía en una amplia parcela delimitada por el ágora vallisoletana y las calles de Santiago, Olleros (hoy Duque de la Victoria) y del Verdugo (actualmente Montero Calvo).


Fundado en el siglo XIII, en él fue sepultado también en 1506 el almirante Cristóbal Colón, cuyos restos serían trasladados más tarde a Sevilla y, después, a Santo Domingo y La Habana, antes de regresar a la ciudad hispalense, si bien existe controversia con unos restos hallados en la Catedral de la capital dominicana que ahora descansan en el Faro de Colón de esta urbe antillana.


El convento de San Francisco fue desamortizado y demolido en 1836, lo que permitió la edificación de nuevas calles como la de Constitución, donde ahora se buscan los restos de Hugh O'Donnell. Desde octubre de 2011, una placa recuerda al héroe irlandés en el Callejón de San Francisco de Valladolid en recuerdo de su enterramiento en el antiguo convento.


Al acto de descubrimiento de la placa acudieron el entonces embajador de Irlanda en España, Justin Harman; el duque de Tetuán y heredero directo del homenajeado, Hugh O'Donell; el secretario en Irlanda del clan, Vincent O'Donell, y el también entonces alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva.


LÍDER INSURRECTO


Hugh O'Donnell nació en 1572. Su padre, rey de Irlanda abdicó en el 1587. Tras obtener el apoyo del clan de los O'Neill, sus fuerzas derrotaron al ejército británico encabezado por Henry Bagenal, en la batalla de Clontibret. Dos años más tarde se libró otro combate saldado con éxito irlandés en Yellow Ford; aunque a partir de 1600 los ingleses reforzaron sus posiciones y pusieron en una situación comprometida al contingente irlandés.


A partir de ese momento, O'Donnell entiende que sólo podía seguir su lucha con el apoyo extranjero, en concreto con tropas españolas. En la bahía de Kinsale próxima a Cork, desembarcaron más de 4.000 hombres mandados por Juan del Águila. Advertidos del asedio inglés a esta ciudad, O'Donnell y O'Neill desplazaron sus fuerzas en pleno invierno hasta ese punto.


Así, en enero de 1602, se libró la batalla de Kinsale, donde las fuerzas hispano irlandesas fueron derrotadas no sólo por la superioridad táctica del ejercito británico, sino por la falta de entendimiento entre los sitiados españoles y las tropas irlandesas.


Hugh O'Donnell, ante esta situación, decide partir hacia España y llega a La Coruña, donde fueron recibidos con grandes honores por el arzobispo de Santiago y fundó un colegio irlandés. En septiembre de ese año, mientras estaba inmerso en la reorganización de su regreso a Irlanda, se desplazó a Valladolid para entrevistarse con el rey Felipe III, con vistas a lograr nuevamente su apoyo para la empresa.


Mientras realizaba el viaje, falleció con apenas 30 años el 10 de septiembre en el castillo de Simancas, actual Archivo Histórico Nacional. La muerte del irlandés se achaca a una infección parasitaria aunque hay quien culpa de ella al envenenamiento a manos de James Blake por orden de Inglaterra.


Por su valentía y compromiso con la fe católica, es un personaje clave en la historia de Irlanda al que se ha rendido culto desde su muerte.