Una nueva realidad la generación de una nueva vida

Una nueva realidad la generación de una nueva vida

|

Para la persona que fue despedida, es como un mundo que se derrumba, la vida pasa ante los ojos a una velocidad vertiginosa que casi corta la respiración haciendo que parezca el final de la línea. Es como la muerte.


Esta es una realidad cotidiana, una experiencia vivida en muchos hogares.


Una riqueza humana herida


¿¡Cuántos aceptan y se inclinan ante un común denominador y, aprovechador de la fragilidad humana!? Son las razones más diversas, pero sobre todo la familia es la que más pesa y hace posible superar todos los sufrimientos y las lágrimas de cada día de la vida diaria que nadie desearía tener. No es una cuestión de dinero. Es la persona.


Se esconde de aquellos que son la célula madre, con las excusas falsas más diferentes, la vergüenza de este acto molesto e inhumano. Nadie habla, la tristeza que rodea el alma está cubierta en cada solicitud muy sudorosa respondida. Es esencial que este dolor sea compartido por todos. Es necesario que todos reconozcan que la vida no es un cuento de hadas y que el sufrimiento es parte de cada uno de nuestros días. Es muy deseable que todos participen y formen parte de la construcción de la vida, porque a todos pertenece.


Edificar, para construir mejor


Si queremos tener un futuro diferente, hay que cambiarlo hoy. No habrá cambios si continuamente mentimos y ocultamos todo el mal que se le hace a la persona humana. El mundo mejor comienza donde se encuentra el principio, la célula madre de la sociedad, de la humanidad, de la familia. ¡Será nuestro mejor legado!


El riesgo de quedarse por la eternidad en la historia como perdedor por no hacer lo que debería haber hecho es enorme y muy real.


Hoy y aquí, nadie puede alcanzar verdaderamente la felicidad y vivirla en todos los momentos de su vida, pero todos pueden soñarla. El sueño es, en cada persona, como el generador de la vida como una inspiración que alimenta la voluntad de vivir de cada persona humana desde una edad temprana.

¿Recuerdas cuando eras un niño soñabas con ser el jefe de bomberos? ¿el jefe de policía? ¿Agriculltor,

ingeniero, doctor, etc.?


¿Dónde está este niño hoy?


Es posible que algún día podamos comprender los problemas que rodean algunas formas de sentimientos humanos, que son más complejos que la teoría de la relatividad y, también cómo cada uno de estos sentimientos puede originarse en cada ser singular algo mejor para toda la humanidad. ¡No vivimos solos!


¿Una realidad que no es mía?


El sueño, la felicidad y el amor. No sabemos lo que son. Solo tenemos una idea, así que siempre estamos buscando. De lo contrario no se escribiría, no se hablaría tanto, no se querría tanto… no se mentiría tanto, ni siquiera se mataría tanto – no se trata solo de quitarle la vida a la persona, sino de hacerla perecer en la vida.


Hoy en día vemos un número exponencial de familias con las más diversas dificultades. ¿Es solo la causa de COVID-19? ¿No estaban ya estas personas y familias por ahí? ¿Qué nos hizo no darnos cuenta de lo que estaba pasando?


No tenemos que conocer la vida privada del otro, pero estamos obligados a saber acerca de la vida colectiva. Nadie puede excluirse de la obligación de cuidar a la humanidad y cuidar la tierra donde vive.


El tiempo, una irrealidad inmutable


Tiempo, algo tan memorable como tan intangible. Creado para ayudar a cronometrar las rutinas del hombre, este también es un activo precioso, porque marca el tiempo de vida de cada individuo y la vida del colectivo.


¿Cuántas veces hemos dicho o pensado, muerto tan joven? ¿O era demasiado viejo?


Parece haber una indispensabilidad o prescindibilidad al referirse al tiempo de la persona. ¿Seremos tan relativos cuando la situación de muerte toque a cada uno de nosotros? ¿Hemos vivido todo el tiempo? ¿O necesitaremos más tiempo para hacer lo que sabíamos que deberíamos haber hecho y no hicimos?


¿Qué haces con tu tiempo libre? ¿Es fructífero? ¿Es creador?


Dejar ir lo que no es nuestro y lo que en realidad no existe es un grave error al que el arrepentimiento no se ajustará. El tiempo es más fugaz que la arena, que se nos escapa entre los dedos. ¡Ya se fué!


Es inútil conjurar lo que ya sucedió. Haz el período de disgusto, pero siguiendo la dirección del sueño.


Las dificultades continuarán, nada será diferente si permanece estático en el tiempo. La hora de la cena llegará al final del día, los estudios y todos los demás trabajos y preocupaciones. Las lágrimas continuarán de vez en cuando para cubrir tu rostro, pero también, tú sonrisa transformará no solo tu semblante.


No te dejes alcanzar el límite del punto de no retorno. No levantes las barreras tú mismo, deja que el mundo te desafíe. No renacer, será mucho más doloroso. ¿Te has visto solo?


¡Disfruta el silencio, escúchate a ti mismo!


El único momento que realmente tienes es el momento en que creas algo. Es el momento en que haces algo bueno para ti, para la humanidad y para el mundo. ¡Un instante único y genuino tuyo!


El mundo tiene un lugar para cada uno de nosotros.


¿Y el tuyo, cuál es?


... recuerde, la respuesta no siempre es la más evidente, ni aparentemente la más lógica.


¡Es el misterio de la vida!