Los sindicatos docentes insisten en rechazar la reapertura de los centros de educación infantil

Los sindicatos docentes insisten en rechazar la reapertura de los centros de educación infantil

Como ha quedado de manifiesto este jueves en la Conferencia Sectorial presidida por la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá.
|

Los principales sindicatos docentes insisten en su rechazo a la reapertura de los centros de educación especial y de educación infantil el próximo mes de junio durante la fase 2 de desescalada como plantea el Gobierno, aunque la medida no cuenta con el respaldo de la mayoría de las comunidades autónomas, como ha quedado de manifiesto este jueves en la Conferencia Sectorial presidida por la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá.


Desde UGT se considera "inviable" la reanudación de la actividad en estos centros y afirma que está desaconsejada por los expertos. El sindicato reclama "primar exclusivamente los criterios sanitarios y la protección de la salud del alumnado y de los trabajadores y trabajadoras de la educación" ante la decisión de reabrir las aulas este fin de curso.


En un comunicado, UGT lamenta que en la reunión de la Conferencia Sectorial de Educación, donde también se ha abordado la 'vuelta al cole' del próximo mes de septiembre, "no se haya mencionado la necesidad de reforzar las plantillas docentes ni el imprescindible esfuerzo presupuestario" que estiman necesario para "garantizar la equidad y la igualdad de oportunidades del alumnado" tras la crisis que ha provocado el coronavirus.


En CSIF siguen calificando como "precipitado" el regreso de la actividad en los centros de educación infantil para que los menores de 6 años cuyos padres no puedan hacerse cargo de ellos porque tengan que volver a sus puestos de trabajo. "No hay garantías sanitarias plenas y es un esfuerzo innecesario para veinte días que restan de curso", argumenta este sindicato.


CSIF reprocha al Ministerio de Educación su "falta de liderazgo", mientras acusa a algunas comunidades de mantener una "posición partidista" que impide, en su opinión, alcanzar acuerdos que eviten más "incertidumbre" en el sector educativo. Desde el decreto del estado de alarma, el pasado 14 de marzo, en España toda la enseñanza se realiza a distancia, lo que afecta a más de diez millones de estudiantes.


"En estos momentos de incertidumbre, la situación del profesorado es crítica y está sufriendo situaciones de estrés por la falta de medios, de instrucciones claras y por el exceso de burocracia innecesario", denuncia CSIF, porque "recae en ellos toda la responsabilidad sin que en ningún caso vean atendidas sus necesidades ni sus opiniones".


Esta semana, el sindicato STEs pidió mantener durante lo que queda de curso la enseñanza a distancia a la que se tuvo que adaptar el sistema educativo tras el estado de alarma, ya que "funciona razonablemente bien". Además, advierte de que la reapertura de las aulas en junio "conlleva muchos más riesgos que beneficios".


La Federación de Enseñanza de CCOO también rechaza que abran los centros de infantil y educación especial porque "tienen unas características particulares que hacen necesaria una exhaustiva planificación para iniciar nuevamente la actividad presencial". El sindicato considera esta medida como "controvertida y no compartida por la mayoría de trabajadoras y trabajadores" de los centros.