Barrios destaca que pese a los datos negativos, CyL es la segunda región que "mejor sostiene el empleo" interanual

Barrios destaca que pese a los datos negativos, CyL es la segunda región que "mejor sostiene el empleo" interanual

Apuesta por "contundencia" en las medidas para atender a las más de 350.000 personas sin actividad, entre desempleo y ERTE
|

El consejero de Empleo e Industria de la Junta de Castilla y León, Germán Barrios, ha señalado este martes que pese a que los datos de paro registrado del mes de abril son los peores de la serie histórica, la comunidad es la segunda que mejor sostiene el empleo en términos interanuales, después de Murcia, ya que ha aumentado el desempleo un 14,6 por ciento frente al 21,1 por ciento de la media nacional.


Así lo ha señalado el consejero en su comparecencia ante la Comisión de Empleo e Industria de las Cortes de Castilla y León para informar sobre las actuaciones ejecutadas en relación con la pandemia del COVID-19.


Barrios ha recalcado que los datos son "negativos en su conjunto" para España, para la Comunidad y que lo serán para la Unión Europea. En este primer mes completo de confinamiento, el número de parados en Castilla y León ha sido de 166.354, que son 13.710 parados más que en el mes anterior, lo que implica "el crecimiento más elevado en el mes de abril de la serie histórica".


Pero a pesar de que estos datos son "los peores" Barrios ha querido destacar que Castilla y León es la segunda comunidad autónoma que mejor sostiene el empleo en términos interanuales después de Murcia, lo que hace que en Castilla y León aumente el paro "casi siete puntos porcentuales menos que en el conjunto del país".


Pero Barrios también ha recordado que si a estos nuevos desempleados se les suman los 8.900 registrados en el mes de marzo y más de 186.000 trabajadores en situación de Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) conforman un total de 350.000 personas sin actividad en la región, lo que, en su opinión, hace necesaria la "contundencia en las medidas" para dar a estas personas "expectativa de futuro y de trabajo".


Por sectores productivos, el más afectado en el cómputo interanual ha sido la construcción, pese a que Barrios ha reconocido que al inicio de la crisis sanitaria se pensaba que lo sería el de Servicios. Así, la construcción ha visto aumentar sus desempleados en un 19,74 por ciento, mientras que el sector terciario ha experimentado un incremento ligeramente inferior, un 18,42 por ciento.


Barrios ha apuntado que ello se ha debido al "diferente ritmo" que se ha permitido en los diferentes Reales Decretos, en los que al sector servicios se le admite la fuerza mayor para acudir a ERTE, mientras que en el sector de la construcción, al no otorgárseles esa posibilidad, los empresarios han optado por el despido. Por ello, ha recordado que solicitó por carta a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que se permitiera a este sector acogerse a la fuerza mayor para solicitar este trámite.


Por su parte, la industria, muestra un aumento interanual en el número de parados del 14,39 por ciento. Sin embargo, ha destacado que en la agricultura, se ha creado empleo en este contexto tan negativo, ya que el paro baja ligeramente con respecto al año anterior.


Barrios ha querido recordar que los datos de la Encuesta de Población Activa, publicados por el INE hace una semana, aportaban "una foto que no refleja la realidad actual", en primer lugar porque durante el mes de marzo no pudieron realizarse las suficientes encuestas por encontrarse las personas en confinamiento.


En segundo, porque mientras la gente se encuentra confinada no busca empleo activamente, lo que hace que se reflejen como inactivos. Y tercero, porque en el periodo de referencia total de la encuesta únicamente se incorporan las dos primeras semanas de confinamiento.


En cualquier caso, Germán Barrios ha subrayado que ante los datos negativos la Junta de Castilla y León se puso a trabajar antes de tener estos indicadores para "atajar la situación", mediante el reajuste de medidas y créditos de la Consejería, impulsando ajustes de gastos para poder estimular inversiones destinadas al tejido productivo, con el objetivo principal de "proteger el empleo".