ENTREVISTA | Chapu: “El humor es imprescindible en cualquier circunstancia por dura que sea”
Roberto 'Chapu'

ENTREVISTA | Chapu: “El humor es imprescindible en cualquier circunstancia por dura que sea”

​Charlamos con el humorista, monologuista, actor de cine… y un largo etcétera, Roberto ‘Chapu’, en pleno confinamiento
|

Hablar con Roberto ‘Chapu’ es hacerlo con un vallisoletano de ideas claras y que nunca pierde el optimismo pese a la situación que vive el país con esa crisis del coronavirus que sigue golpeándonos con fuerza a pesar de llevar más de un mes de batalla en una guerra que se antoja larga.


Hablamos con el humorista, monologuista, actor de cine y muchas cosas más de su situación personal, del futuro, y de una curiosa iniciativa que ha puesto en marcha detrás de los barrotes de su casa ubicada en la localidad pucelana de Valoria La Buena, que comparte a través de su página de Facebook, y que está teniendo una gran acogida.


P. ¿Puede llevar un humorista el confinamiento con humor?


R. Puede y debe. Si no ya me dirás tú qué tipo de humorista sería. Tienes tus ratos bajos, cómo todo el mundo, pero de momento la moral y el humor en casa no han decaído.


P. Hasta que punto ese humor puede ser importante para pasar estos momentos tan complicados que vivimos?


Cuando eres capaz de ver la gracia, lo absurdo, lo peculiar de una situación difícil... es porque te estás enfrentando a ella.


R. Para mí el humor es imprescindible en cualquier circunstancia, por dura que sea, si no explotaríamos. Y me parece un acto de valentía.  No se trata de ponerse una venda en los ojos, o no reconocer la gravedad de las cosas y llevar siempre una sonrisa de idiota en la cara, pero cuando eres capaz de ver la gracia, lo absurdo, lo peculiar de una situación difícil... es porque te estás enfrentando a ella.


P. Usted se ha preparado una forma muy creativa para hacer más ameno el confinamiento. También a sus seguidores de Facebook y detrás de los barrotes.


R. Sí, a mí me sirve para llevarlo mejor. Que la gente te cuente lo que se están riendo con ello es muy gratificante. Muchos me dan las gracias, pero al contario, se las tengo que dar yo a ellos.



P. ¿Cómo surge la idea y cómo está funcionando?


R. Un día me encontré a mí mismo agarrado a esos barrotes haciendo el pájaro, y hasta ahora. Mi mujer, Inés Acebes, me ayuda mucho y también me da ideas, y mi hijo. Ahora incluso Fran el Chavo y su mujer Ele también me lanzan ideas, incluso vecinos de Valoria. Es un puntazo y me encanta, eso quiere decir que ya lo sienten cómo suyo. No se si haré más, ideas tengo muchas apuntadas, pero no quiero que se convierta en una obligación, que parece que esto va para largo y puedo acabar cogiendo cariño a los barrotes, o “institucinalizado” cómo decían en “Cadena Perpétua”.


P. ¿Cómo le está afectando esta crisis en lo personal? Supongo que ha tenido que cancelar monólogos y demás con la correspondiente pérdida económica.


R. Lo que más echo de menos es el cara a cara con el público, no hay nada igual. Hemos cancelado todos los monólogos de estos meses y cabe la posibilidad de que que hasta el 2021 no volvamos a los escenarios, ojalá no sea así, pero es una posibilidad real. En cuánto a la pérdida ecónomica te puedes imaginar, ruina total, pero tampoco quiero pensar en ello. Hay gente muriendo y trabajando todos los días en situaciones de mucho riesgo, aunque haya perdido mucho no puedo dejar de considerarme un privilegiado.


P. Hace algo más de una semana hubo un amago de “huelga cultural” en redes tras las declaraciones vertidas desde el Gobierno sobre la cultura. ¿Cómo ve la gestión desde el Gobierno con su sector?


R. Personalmente, lo que más me dolió es que un señor que llevaba semanas desaparecido, de repente ofrezca una rueda de prensa para decir que no es el momento de hablar de cultura. Un sector que emplea a 700.000 personas al año y representa el 3% del PIB del país. Si no lo defiende el propio ministro dime tú quién va a defender este sector.


P. ¿Se sienten maltratados?


Ahora se está consumiendo más ficción que nunca


R. Con el revuelo que se montó  parece que se han puesto las pilas, pero mira, ya me clarea bastante el pelo y llevo unos añitos en esto, lo suficiente para no esperar nada de este Gobierno ni del que pueda venir. No me gusta llorar, siempre me he buscado la vida y he vivido de mis actuaciones, del público, de las entradas que pueda vender y de la gente que te contrata para actuar. Aunque como actor que soy, me preocupa la situación de muchos compañeros de las artes escénicas. Es un trabajo intermitente, poco estable, la mayoría quedan fuera de las ayudas y prestaciones, a menos que tengan otro trabajo. El sector audiovisual arrancará antes, ojalá nos traiga trabajo, ahora se está consumiendo más ficción que nunca.


P. ¿Saldrán el humor y la cultura reforzados después de esta crisis o al revés?



R. La cultura, el humor, el mundo del espectáculo...siempre resurge, sin eso el mundo no es mundo. ¿Con qué fuerza y cuándo? Esa es la gran incógnita. Nos repiten que el día a día ya no será igual y que habrá que adaptarse. Los artistas, de otra cosa no, pero de capacidad para adaptarnos andamos sobrados.