Médicos Sin Fronteras ve "preocupante" la falta de personal y material en residencias de mayores
Imagen de un mayor leyendo en una residencia. Fotografía: Europa Press

Médicos Sin Fronteras ve "preocupante" la falta de personal y material en residencias de mayores

Médicos Sin Fronteras ha avisado de la "situación preocupante" de los centros de mayores ante la pandemia del COVID-19 por la "falta de personal, escasez de materiales de protección adecuados y carencia de la formación necesaria para su uso"
|

Médicos Sin Fronteras ha avisado de la "situación preocupante" de los centros de mayores ante la pandemia del COVID-19 por la "falta de personal, escasez de materiales de protección adecuados y carencia de la formación necesaria para su uso".


En sus visitas a los centros, los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) han podido ser testigos de la falta de personal que causa baja cuando cae enfermo y de "la escasez y tardanza en llegar materiales de protección adecuados y que muchas veces no llegan acompañados de la formación necesaria para su utilización".


A esto se une "la carencia de personal médico para aquellos residentes que necesitan cuidados especializados pero permanecen en las residencias por el desbordamiento en los hospitales", según denuncia MSF, que también ve necesarias medidas "de prevención del contagio y protocolos de desinfección a los que no están habituados".


Asimismo, denuncia "la ausencia de tests fiables que permitan gestionar la distribución de los residentes en base a datos fiables", al tiempo que remarca que "la preocupación de las familias que vuelcan sus temores y su incertidumbre en infinitas llamadas de teléfono".


En el contexto de pandemia del COVID-19, MSF ha prestado apoyo a más de 80 residencias, unas 30 de ellas con intervención presencial. "Las residencias son uno de los sitios más afectados en esta epidemia. Lo han estado desde el inicio y muchas veces no han obtenido los recursos y el apoyo necesarios", remarca Esperanza Santos, referente medical en la respuesta de MSF para las residencias de Castilla y León.


DEBEN SER PARTE DEL SISTEMA DE SALUD
Para MSF, "las residencias deben ser parte esencial del sistema de salud". El manejo de la situación en las residencias tiene que abordarse desde una gestión integral y unificada de la epidemia, como parte esencial de la respuesta de urgencia del sistema de salud, según defiende.


"La principal sensación que sentimos cuando visitamos residencias, tanto del personal como de los residentes y de las familias con las que hemos tenido contacto, es una tremenda angustia, mucho miedo y una enorme sensación de incertidumbre. También mucha falta de personal y hay una gran sobrecarga de trabajo", explica la coordinadora de la Intervención de Médicos Sin Fronteras en residencias de mayores en España, Ximena di Lollo.


Asimismo, la ONG apunta que las personas mayores "tienen tanto derecho como cualquier ciudadano a recibir tratamiento específico, urgente, digno y de acuerdo a sus necesidades". A su juicio, "llegado el momento, hay que asegurar que los mayores en situación crítica sean acompañados y atendidos por personal especializado en cuidados paliativos, ya sea en un domicilio, en una estructura sanitaria o en una residencia, con despedidas dignas entre familiares y paciente".


Durante esta crisis sanitaria, para evitar más contagios y un trato digno a los pacientes MSF promueve la separación de las residencias en dos grupos, uno para acoger a enfermos de COVID-19 y otro para residentes sanos o con otras patologías no COVID-19.


"Estamos hablando de gente que, quizás no tiene experiencia con Covid-19, pero sí mucho conocimiento adquirido trabajando en residencias), gente con conciencia de lo que está pasando, que han perdido a personas sin poder permitir una despedida con sus familiares", dice Nicholas Papachrysostomou, coordinador del equipo de MSF en Barcelona.