La sanidad pública tampoco “debería ser igual mañana”

La sanidad pública tampoco “debería ser igual mañana”

Artículo de opinión de Tomás Hidalgo
|

La política, (da igual el signo) tiene como reproche banal y estúpido, sí estúpido por contradictorio, el mismo argumento: “es que si no se hubiesen hecho los recortes no estaríamos así". ¿Así cómo?


No es verdad que hubiese recortes en general o solo a un lado de la esfera política como intenta hacer ver una parte es que nadie se escapa al dedo acusador. El PP en una Comunidad gestiona mal  y en otra es el PSOE el que gestiona.


Lo que ha habido en todos los sitios, y por añadidura es una “nefasta gestión de los recursos sanitarios” de eso sí ha habido en todos los sitios. Y sobre todo de la mala gestión de los tiempos en otro ámbito político, ya escribiré sobre ello más adelante.


Y digo que los recortes no han tenido una gran incidencia, pues una pandemia que no entiende de clase social, contrariamente a la afirmación de Pablo Iglesias que decía “que el bicho entendía de clases sociales porque estaba afectando a ricos” valiente estupidez solo dicha por un ser igual de simple que el bicho.


Una pandemia decía, como ser vivo se guía únicamente como se guía cualquier ser vivo, sobrevivir, crecer y recrearse y sobre todo no tiene medidas -algunos seres humanos tampoco- Al bicho le da igual si la sociedad ha tenido recortes sanitarios, no por ellos va a ser menos virulento o dañino, es un ser inconsciente, todo en él es masivo, y muy muy exigente.


Es por ello que los recortes podrían haber influenciado mínimamente porque, ni con ellos sumados, esto podría haberse mitigado, sobre todo llegando al nivel que ha llegado.


Solo una mala gestión, al PSOE le ha tocado por gobernar, ha sido la causante de tanto daño, el negligente ninguneo a los tiempos que previamente ya conocíamos: China estaba jugando el segundo tiempo de su partido no sabíamos si perdía y cuanto perdía; Italia apenas comenzado el primero, ya sabíamos el fatal resultado, nosotros en el calentamiento mal lo tuvimos que hacer porque nos hemos roto todos.


Pero si es que lo veíamos, lo teníamos ahí, quienes han sido los primeros que aplicaron medidas de prevención, los ciudadanos chinos; cerraban sus negocios extemporáneamente y los veías extrañamente detrás de la máscara y extrañamente con la fama precedente de muy trabajadores ociosos en casa, y mientras nos íbamos al centro del campo a comenzar nuestro partido que aún seguimos disputando.


Aquí, el dicho popular debería ser al revés, “de donde vinieren haz lo que hicieren” es una estrategia que desgraciadamente hemos aprendido tarde y en un absoluto agujero negro de necesaria información veraz. Otro elemento más, ausente.


“De qué nos ha servido ese nuevo y difunto orden mundial “la globalización” De qué nos ha servido tener en tiempo real la información necesaria del mundo para al menos, eso seguro, haber paliado los daños, algunos es que vivían permanentemente las 24 horas del maldito 8 de marzo”


Hoy muchos profesionales sanitarios han tenido que aprender una nueva especialización, reumatólogos, hematólogos, nefrólogos, enfermeras, celadores auxiliares de enfermería, limpiadoras, estudiantes de medicina y enfermería hoy por la experiencia adquirida -cada uno en el ámbito que les corresponde- son expertos  en medicina intensiva, aquella en la que la vida de un paciente depende de decisiones concretas tomadas en pocos minutos y en situaciones estresantes. Vaya, que le viene bien el nombre a la especialidad.


Una cosa tengo muy clara, mañana si salimos todos de esta, vamos a disfrutar de los profesionales sanitarios mejor preparados y más profesionales que España haya tenido y mira que los ha habido.

Y eso tiene un coste, no lo olviden, un coste desgraciado de vidas humanas, de profesionales que arriesgaron su vida porque su código deontológico les obligaba, porque lo habían jurado, a las cuales debemos agradecimiento eterno, también han adquirido unas experiencias profesionales, traumáticas para algunos que me gustaría no hiciesen daño psicológico, cosa difícil. Que poco valor tiene para algunos la palabra dada.


Desearía que esta experiencia les sirviese para ser aún mejores profesionales, que no lo olvide la sociedad, ni los políticos, esta experiencia no ha convertido a los sanitarios solo en mejores profesionales, también los ha convertido en necesarios, y sobre, todo muy muy valiosos. Y eso ya saben lo que significa.

No, la sanidad pública no debería ser igual mañana.