Los conductores de 112 en Zamora, los grandes olvidados de la crisis del coronavirus

Los conductores de 112 en Zamora, los grandes olvidados de la crisis del coronavirus

|

El pasado viernes conocíamos que más del 30% de positivos en coronavirus de Zamora corresponden a personal sanitario. Casi medio centenar de profesionales que se han visto infectados por el COVID-19 durante el ejercicio de su trabajo contra la epidemia. Particulares y empresas de toda la provincia se solidarizan con médicos, enfermeros, auxiliares y personal de limpieza con sus aplausos diarios y con la donación de material sanitario para intentar protegerlos. Y es que son ellos los más expuestos en esta epidemia mundial y se merecen todo el apoyo de la sociedad.


Pero antes de la llegada al hospital, antes de poder ser atendidos y valorados, los positivos y sospechosos de coronavirus tienen que ser trasladados en ambulancia desde sus hogares, hasta la cuarentena y aislamiento que les espera en los centros médicos. Y en cada una de esas ambulancias del 112 en la provincia hay conductores que también se la están jugando y que denuncian ante Noticiascyl Zamora “la flagrante” falta de material de protección con la que cuentan.


Desde que comenzara la epidemia de COVIUD-19 en Castilla y León, y más concretamente en Zamora, los conductores del 112 libran una batalla continua con la empresa Ambuiberica por la falta de material de protección y los protocolos a seguir a la hora de trasladar posibles casos de coronavirus. Según ha podido saber Noticiascyl Zamora, los representantes sindicales de estos conductores llevan “semanas denunciando” que los trabajadores no tienen a su disposición los famosos EPIs completos y el material que ha llegado “es insuficiente”. “Hace unas dos semanas nos dieron dos mascarillas fpp2 para cada ambulancia, que no son reutilizables y que de un día para otro desaparecían porque otros compañeros las necesitaban si hacían más de un servicio”, relata uno de los conductores.


Y no solo la falta de mascarillas es un problema. Otro de los conductores del 112 en Zamora explica a este periódico que “estamos compartiendo las gafas, porque nos dieron 2 por cada 8 conductores” al inicio de la alerta sanitaria. Por lo que estos trabajadores se ocupan personalmente de desinfectar dichas gafas para no contagiar a ningún compañero que tenga que utilizarlas después para otro servicio. Igual ocurre con los trajes protectores, de los cuales recibieron un total de cuatro para 8 trabajadores.


Ante toda esta problemática, los propios técnicos del transporte tenían que acudir a su propio ingenio y hacerse, por su cuenta, con mascarillas y protección adecuada para estar protegidos ante el posible contagio del COVID-19. La mayor parte de estos conductores llevaban de su propia casa mascarillas de todo tipo, “muchas prestadas de familiares que trabajan en la construcción o similares”. Pero hoy mismo, varios de estos técnicos del transporte sanitario recibían, “por fin”, eso sí desde la Coordinadora del Centro Médico de Santa Elena, un EPI y una mascarilla fpp2 para cada conductor, además de una caja de guantes y varias mascarillas quirúrgicas.  


Los técnicos de transporte sanitario entraban a urgencias “sin protección”


La protección es igualmente importante para quienes trasladan a los posibles positivos por la provincia, ya que sus tareas, habitualmente, traspasan el mero transporte de los enfermos de su residencia al Complejo Asistencial de Zamora. El propio comité de empresa, encabezado por José Fraile Martin denunciaba hace solo unos días ante la propia directiva de Ambuiberica los problemas de procedimiento que los conductores del 112 estaban teniendo con el Complejo Asistencial de Zamora.


En un comunicado, el comité relataba que al llegar al complejo hospitalario y una vez traspasada la puerta de entrada, “el paciente pasa a ser responsabilidad del centro”. Pero según declaraciones recogidas a estos técnicos de transporte sanitario “los celadores del Complejo ralentizan, de forma intencionada, la recepción del enfermo con reproches e incluso haciendo fotos y pidiendo identificaciones a los trabajadores de Ambuiberica”. Y es que hasta que comenzara esta pandemia “es de todos conocido” que en el Complejo Hospitalario de Zamora, los técnicos de transporte sanitario introducían a los enfermos hasta las camas, tanto en el servicio de emergencias como el de programado.


Una tarea que está fuera de sus competencias, según el estatuto de personal no sanitario (funciones de los celadores) publicado en el B.O.E. del 22 de Julio de 1971, donde se dictamina en su punto 14.2.12 que “los celadores tendrán a su cargo el traslado de los enfermos, tanto dentro de la institución como en el servicio de ambulancias”. Y más ahora que, el propio protocolo de la gerencia de Salud de la Junta de Castilla y León del 20/03/2020 indica que los conductores no acceden al “área sucia” del Complejo Hospitalario para minimizar cualquier tipo de contagio.


Los representantes de estos técnicos de transporte en Zamora insisten que, hasta este momento, el Complejo de Zamora “fue una excepción” dentro de este tipo de actuaciones, dado que en la inmensa mayoría de los complejos hospitalarios de España “son los celadores”, los que una vez traspasada la puerta de entrada se hacen cargo del paciente, tal y como indican las condiciones de prestación de servicio de ambulancias en el punto 3.1: “el servicio alcanzará desde domicilio o vía pública del paciente a la puerta del centro asistencia”.


Tras varias negociaciones entre la empresa Ambuiberica y el propio Complejo Asistencial de Zamora, ha quedado acordado que el técnico en Emergencias Sanitarias es el que entra con la documentación del paciente para iniciar el triaje y, tras esto, son los celadores y enfermeras los que introducen al enfermo a Urgencias. Un procedimiento que ya se está realizando desde hace unos días, según corroboran los propios técnicos de transporte sanitario.