¿Cómo es el confinamiento en los principales países europeos?

¿Cómo es el confinamiento en los principales países europeos?

​España ha anunciado el endurecimiento de las medidas para las próximas dos semanas
|

El Gobierno ha anunciado que a partir de la próxima semana se paralizarán todas las actividades no esenciales en España para incrementar la lucha contra el coronavirus. Después de dos semanas de cuarentena, el presidente, Pedro Sánchez, anunciaba esta medida al tiempo que se habla de una paralización de la curva y de un pico no muy tardío. 


Se hace pese a que hace una semana también se aseguraba que España tenía el modelo más restrictivo de Europa ante las voces que pedían un mayor endurecimiento de las mismas. Y es cierto que las cifras esgrimidas por el Gobierno en cuanto a transporte eran patentes, con reducciones drásticas, pero parece ser que no suficientes para detener una curva con la que ya se sueñan los españoles. Enfrente de ello, claro está, el problema de parar la economía y, como ya anunciaba Estados Unidos hace días, que el remedio fuera peor que la enfermedad, en un comentario evidentemente poco acertado. 


Así, comparando con el resto de Europa, España parece tener razón. Al menos en parte. Italia contaba con un confinamiento similar al español, aunque más laxo en varias medidas. Con los parques abiertos, la posibilidad de hacer deporte o de acudir a las segundas residencias, lo ha ido endureciendo con el paso del tiempo. La última noticia oficial ha sido la de cerrar todas las actividades no esenciales, que en España anunciarán detalladamente este domingo. 


Francia, por su parte, permitía correr de manera individual, algo que en España no es el caso, aunque poco a poco también lo ha ido endureciendo. Ahora se puede hacer pero en el radio de un kilómetro desde el domicilio. Además, también se han cerrado ahora los mercados al aire libre, permitidos en un primer momento, salvo aquellos que sean indispensables. Eso sí, en algunas ciudades han impuesto el toque de queda. 


Reino Unido fue la más reacia a iniciar el confinamiento, aunque Boris Johnson finalmente recapacitó y lo hizo. Hace escasos cinco días anunció tres semanas de cuarentena, aunque también permite realizar una actividad física al día, lo que lleva a algunas aglomeraciones en parques. Precisamente, este domingo, el primer ministro británico, positivo en coronavirus, ha anunciado que enviará una carta a los ciudadanos pidiendo seguir las reglas para acabar cuanto antes con el virus. 


Y Alemania, por su parte, ni siquiera ha confinado de manera obligada a su población. El país con menor tasa de mortalidad europeo prohíbe las reuniones de más de dos personas, aunque recomienda quedarse en casa para parar su curva de contagios. Es decir, se prohíbe el contacto de las personas, pero no el salir de casa. 


Evidentemente, sí están cerrados cines, teatros o discotecas, pero las personas pueden pasear por la calle de dos en dos con una distancia adecuada. Lo que no se puede hacer es sentarse en un banco o hacer un picnic en un parque. Eso sí, las medidas pueden endurecerse por Länder (las comunidades autónomas de aquí) y algunas lo han hecho.