¿Cuánto dura el coronavirus y qué síntomas tiene?

¿Cuánto dura el coronavirus y qué síntomas tiene?

​Su duración puede ser de dos a ocho semanas. El octavo día de enfermedad es crítico
|

El Ministerio de Sanidad ha publicado nuevos datos sobre el coronavirus y, respecto a la duración de la enfermedad, los datos disponibles hasta la fecha indican que el tiempo medio desde el inicio de los síntomas hasta la recuperación es de unas dos semanas cuando la enfermedad ha sido leve, y de tres a seis cuando ha sido grave o crítica.


El tiempo entre el inicio de síntomas hasta la instauración de síntomas graves como la hipoxemia es de una semana, y de dos a ocho semanas hasta que se produce el fallecimiento. Los principales síntomas son fiebre, tos seca, astenia, expectoración, disnea, dolor de garganta, cefalea, mialgia o artralgia, escalofríos, náuseas o vómitos, congestión nasal, diarrea, hemoptisis y congestión conjuntival. También se han descrito otros síntomas neurológicos, cardiológicos y oftamológicos.


Con los datos acumulados hasta el momento en la Unión Europea y Reino Unido, entre los casos confirmados el 30 por ciento de las personas con Covid-19 requirieron ingreso y el 4 por ciento se consideraban en estado crítico, definido como la necesidad de ventilación mecánica u otro criterio de ser atendidos en UCI.


"En estos momentos muchos países de Europa presentan un nivel de saturación muy alto de sus sistemas asistenciales y la mayoría de los casos leves se encuentran en sus domicilios sin conformación diagnóstico", apostilla Sanidad en el documento, donde se informa que la duración desde el inicio de la enfermedad hasta presentar disnea es de unos 5 días, para precisar hospitalización de unos 7 días y desde el inicio de la enfermedad hasta presentar síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) de 8 días.


Los grupos con mayor riesgo de desarrollar enfermedad grave por Covid-19 son las personas que tienen más de 60 años, enfermedades cardiovasculares e hipertensión arterial, diabetes, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer, inmunodepresión y las embarazadas.