La Junta cierra temporalmente los ingresos en el hospital de Béjar para trasladar efectivos a Salamanca

La Junta cierra temporalmente los ingresos en el hospital de Béjar para trasladar efectivos a Salamanca

|

La Junta de Castilla y León ha reorganizado los recursos de personal sanitario del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca para hacer frente a la crisis de la enfermedad provocada por el COVID-19, lo que supone, entre otras medidas temporales, que el hospital Virgen del Castañar de Béjar dejará de prestar servicio de hospitalización y los pacientes que requieran ingreso se trasladarán a Salamanca.


Además, el servicio de urgencias del mismo hospital bejarano continuará prestando atención, pero de lunes a viernes, de 8.00 a 15.00 horas, de forma temporal, y parte de sus efectivos pasarán a las instalaciones de la ciudad de Salamanca.


Esta decisión responde a "la disminución de la presión asistencial en el hospital bejarano, así como a la necesidad de contar con más personal sanitario en Salamanca", ha informado la Delegación Territorial de la Junta.


En la ciudad de Béjar y en la comarca, las urgencias se atenderán de 15.00 a 8.00 horas y los fines de semana en el Centro de Salud, por personal de Atención Primaria que se ha reforzado, ha explicado la Junta a través de la información facilitada.


Concretamente, los efectivos que se trasladan, a partir de este miércoles, a Salamanca para integrarse en el Área COVID-19 son dos médicos de urgencias, un especialista en medicina interna, 17 enfermeros y doce técnicos de cuidados auxiliares de enfermería (TCAEs ) y prestarán servicio "de acuerdo a las necesidades que requiere la crisis sanitaria".


Asimismo, el hospital Virgen del Castañar de Béjar mantendrá abierto el servicio de diagnóstico por imagen y las analíticas.


La Gerencia del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, a través de la información facilitada, ha agradecido "la disposición y la solidaridad que ha mostrado todo el personal del Hospital de Béjar ante esta situación".


Finalmente, la Junta de Castilla y León ha garantizado "la asistencia sanitaria y la reversibilidad de esta decisión, ya que el personal que ahora se traslada volverá a prestar servicio en Béjar en cuanto termine la crisis sanitaria".