La Casa de Beneficencia de Valladolid pide ayuda para encontrar 25 auxiliares y 10 empleadas de limpieza

La Casa de Beneficencia de Valladolid pide ayuda para encontrar 25 auxiliares y 10 empleadas de limpieza

En el centro ya han fallecido tres personas y una cuarta se encuentra en situación muy grave
|

La Casa de Beneficencia de Valladolid ha pedido ayuda para encontrar 25 auxiliares y 10 empleadas de limpieza con los que cubrir las bajas de la plantilla debido a la pandemia del coravirus.


El virus ha provocado que los efectivos de personal disponible para la institución se haya reducido de forma "muy importante", según ha reconocido su directora Carmen Serrano. Por ello, han lanzado una petición pública de ayuda para localizar a 25 personas que puedan realizar labores de auxiliar y diez más para el servicio de limpieza. "No pedimos voluntarios", aclara Serrano, "aunque los que quieran colaborar serán bien recibidos. Lo que demandamos es personas que estén dispuestas a realizar ese trabajo para contratarlas", señala a través de un comunicado remitido a Europa Press.


La situación, señalan desde el centro, es "muy delicada" porque 30 de los 80 miembros de la plantilla se encuentran ya en situación de cuarentena y, por tanto, apartados de sus funciones habituales.

La Asociación Casa de Beneficencia busca urgentemente refuerzos para poder atender adecuadamente a los mayores que continúan a su cargo, que ahora son 168 tras fallecer esta misma tarde una tercera residente, también de avanzada edad, por problemas respiratorios. Una cuarta paciente se encuentra en situación muy grave.


La dirección del centro agradece el material sanitario enviado hoy mismo por la Consejería de Sanidad "pues es una ayuda", pero reconoce que "sigue siendo insuficiente" debido al elevado volumen de recursos que exigen los protocolos de seguridad. A modo de ejemplo, se gastan aproximadamente 15 pares de guantes por trabajador y día. Y las 50 mascarillas de alta seguridad entregadas por Servicios Sociales únicamente tienen una vida útil de 50 horas cada una de ellas, lo que obliga a dosificar su uso.


La directora de la entidad, que está ella misma en cuarentena tras haber dado positivo, pero sigue al frente de la institución trabajando a distancia, lanzó un mensaje de tranquilidad a las familias de los pacientes: "Todas las familias que tienen a residentes en situación grave, o con problemas relevantes, ya han sido informados. Los que no han recibido noticias es porque su familiar está bien", ha aclarado.


Carmen Serrano ha pedido disculpas a las familias por no poder atenderlas con más regularidad, y les ha rogado "comprensión" ante la "difícil" situación que está pasando el centro, fundamentalmente a causa de las bajas del personal.