La Universidad de Burgos fabrica material sanitario con decenas de impresoras 3D

La Universidad de Burgos fabrica material sanitario con decenas de impresoras 3D

|

La Universidad de Burgos (UBU) coordina un grupo de voluntarios que han ofrecido sus impresoras 3D para fabricar material útil para el personal sanitario, según ha informado la Institución académica a través de un comunicado recogido por Europa Press.


El trabajo de este grupo se enmarca en la iniciativa 'maker' que está canalizada a través del Clúster SIVI y en permanente contacto con el Ministerio de Sanidad, con el objetivo de producir materiales con impresoras 3D para el sistema sanitario.


En este contexto, la Universidad de Burgos, a través del Espacio UBU Maker, realizó un llamamiento a la colaboración, al que se han sumado más de 120 personas con decenas de impresas 3D.


El grupo, abierto a una mayor participación, se ha integrado con más de cien voluntarios, entre estudiantes, docentes, aficionados y profesionales de distintas empresas del entorno burgalés, que han puesto sus medios y su tiempo a disposición para colaborar de forma altruista.


Por el momento, se ha establecido contacto con la Gerencia del Hospital Universitario de Burgos (HUBU), que ha transmitido su agradecimiento por esta iniciativa y facilitará la comunicación con los profesionales técnicos sanitarios que indicarán la prioridad, especificaciones y otras características sobre los posibles componentes de materiales de protección individual, que se puedan fabricar con impresión 3D, como mascarillas, pantallas protectoras o respiradores.


El objetivo de esta iniciativa es ayudar al sistema sanitario con un aporte efectivo de material que los profesionales de la salud puedan emplear, si bien se estudiará la posibilidad de destinar este equipamiento a otros sectores, como los profesionales sanitarios que desempeñan su tarea en ámbitos de riesgo como las residencias de ancianos.


Ya se han desarrollado los primeros prototipos de pantallas de protección individual y viseras y se está a la espera que desde el hospital se validen los modelos más adecuados.