El Banco de Alimentos pone su granito de arena ante la crisis del coronavirus

El Banco de Alimentos pone su granito de arena ante la crisis del coronavirus

Reparte con un retén para garantizar productos hasta el 15 de mayo
|

Cancela la recogida de "mermas" y reparto de perecederos y se pone a disposición de las administraciones para necesidades urgentes.


El Banco de Alimentos de Valladolid permanece funcionando con una selección de voluntarios, los que menos riesgo frente al coronavirus pueden presentar, y reparte actualmente a las entidades habituales productos que cubran las necesidades hasta el 15 de mayo ante la situación generada por el COVID-19.


Para garantizar la cobertura de productos hasta el 15 de mayo, el Banco ha sumado la distribución de la segunda entrega de la tercera fase del Fondo Europeo de Ayuda a Desfavorecidos (FEAD) junto a la que suele hacer habitualmente para así repartir para un periodo de tiempo más largo.


Así lo ha señalado en declaraciones a Europa Press el presidente del Banco, Jesús Mediavilla, quien ha explicado que actualmente trabajan en las instalaciones de la entidad 18 personas, las que menos riesgo tienen ante el coronavirus, dado que ha habido que hacer una selección porque la mayoría son voluntarios jubilados.


Mediavilla ha explicado que además de los alimentos del FEAD se entrega a las entidades con las que trabajan el pedido mensual, cuando normalmente se suele hacer por separado, de manera que se garantice más tiempo con alimentos.


Además, el Banco de Alimentos se ha dirigido a las diferentes administraciones, tanto Junta como Ayuntamiento y Diputación de Valladolid, así como a entidades como Cruz Roja, para ponerse a su disposición por si hubiera necesidades especiales y urgentes.


Sin embargo, la entidad sí ha suspendido el reparto de fruta y verdura por ser productos perecederos pero además porque su reparto es más complicado y supone contacto más directo con las personas. De la misma forma, se han anulado las recogidas de las denominadas "mermas" de los supermercados, que suponían paquetes que pudieran estar dañados o productos perecederos.


A este respecto, Mediavilla ha matizado que su entrega se realizaba todos los días, con dos o tres vehículos en los que iban otros tantos voluntarios, algo que ahora no es posible dado el número de ellos que están trabajando en el Banco.


PROTOCOLOS DE SEGURIDAD


El presidente de la entidad ha aclarado que los voluntarios cumplen las medidas de protección recomendadas como el uso de guantes, el lavado frecuente de manos y el mantenimiento de una distancia de un metro y medio entre ellos.


De la misma forma, se ha establecido un protocolo especial en las entregas de alimentos que se producen, de manera que las entidades que van a por alimentos no entren, sino que se les atiende por ventanilla, se acerca el pedido a la puerta y ellos lo recogen para llevárselo, de manera que se evita el contacto.


Mediavilla ha asegurado que se ha insistido mucho en seguir las recomendaciones del Gobierno y hoy mismo se ha preparado un documento para los voluntarios, una especie de "salvoconducto" para los voluntarios y que no tengan problemas al llegar, al tiempo que se ha informado de esta circunstancia a la Delegación del Gobierno, a la que también se ha expresado la disposición como entidad benéfica.

Por otro lado, en cuanto a la recepción de alimentos, el Banco estudia algunas ofertas de cadenas de alimentación como Burger King o McDonald's que tenían productos almacenados y que han ofrecido donarlos, aunque son cuestiones que se están estudiando.


Así, analizarán cada caso y verán qué se puede hacer, dado que por el momento el Banco de Alimentos ha tomado medidas para 15 días, hasta más o menos finales de mes, pero luego habrá que ver la situación y si tiene que trabajar otro retén para atender cualquier urgencia o petición extraordinaria.


Como ejemplo de ello, ha señalado que se han puesto en contacto con la Diputación de Valladolid por si hubiera necesidades en algún pueblo, que el Banco podría atender pero para lo que el ayuntamiento correspondiente tendrá que desplazarse con el fin de recoger los alimentos.


Por el momento, Mediavilla ha aclarado que aunque no se pueden realizar las denominadas operaciones kilo o recogidas, todo lo que se tenía previsto que llegara de diferentes empresas o entregas programadas se está recogiendo sin problema, como 14 palés de yogures que envió este mismo lunes una empresa láctea.

Sin embargo, ha aclarado que no se recogerán más adelante, una vez que se terminen de repartir los alimentos actuales, productos perecederos como patatas o huevos.