Las auxiliares de ayuda a domicilio, sin protocolo ante el coronavirus

Las auxiliares de ayuda a domicilio, sin protocolo ante el coronavirus

Las trabajadoras del Servicio de Ayuda Domiciliaria exigen equipamientos de protección adecuados ante la pandemia del COVID-19
|

El comité de empresa del Servicio de Ayuda Domiciliaria del Ayuntamiento de León denuncia la pasividad del Consistorio, como responsable directo del servicio y de la empresa Aralia, empresa adjudicataria del servicio, “ya que, a estas alturas de la emergencia sanitaria por el coronavirus, las auxiliares de ayuda a domicilio no tenemos un protocolo preventivo efectivo a la hora de realizar nuestra labor”.


Así lo asegura Sonsoles Fernández, presidenta del comité y representante de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF). Afirma que “no nos han facilitado ningún tipo de equipación de protección individual (epis) adicionales. Sólo contamos con los guantes y bata que utilizamos habitualmente.


En el caso de la bata, la vamos llevando de un domicilio a otro, con el riesgo que eso supone”.


El pasado viernes 13, el comité ha pedido tanto al Ayuntamiento como a la empresa que activen algún tipo de protocolo para minimizar los riesgos de contagio del coronavirus, “ya que trabajamos con un colectivo muy vulnerable, y que una misma auxiliar puede llegar a tener a la semana hasta 15 usuarios”.


La representante de CSIF reclama que “se planteen unos servicios mínimos, que se dote a la plantilla de batas desechables, mascarillas y gafas anti salpicaduras que prevengan un posible contagio en cadena”. Sin embargo, lamenta Sonsoles Fernández, “la única contestación que hemos tenido ha sido un comunicado de la empresa, con las normas de actuación generales para los casos de coronavirus, y la directriz de salir de los domicilios y avisar al departamento de coordinación si nos encontramos con algún usuario que presente algún síntoma. Medidas del todo insuficientes ante un posible contagio que, repetimos, generaría una espiral de contagios”.


Las auxiliares de ayuda a domicilio, “sólo pedimos al Ayuntamiento y empresa que nos permitan realizar nuestro trabajo con las medidas de protección más elementales, es decir, con mascarillas adecuadas, batas desechables, gafas anti salpicaduras y guantes desechables suficientes, por el bien de nuestros usuarios y de sus familias, y de las trabajadoras y de nuestras familias”.