El coronavirus infecta la economía de Salamanca: el ‘pinchazo’ turístico que viene
Turistas por Salamanca paseando

El coronavirus infecta la economía de Salamanca: el ‘pinchazo’ turístico que viene

​Los madrileños, que suponen casi un tercio de los turistas nacionales salmantinos, ya han comenzado a cancelar sus visitas
|

La pandemia del coronavirus va a afectar, ya lo está haciendo, a la economía mundial y local. Mientras los diferentes índices ya notan esta crisis de manera importante, el turismo lo comienza a hacer ahora y Salamanca se puede ver muy afectado. 


Mientras Estados Unidos ya ha prohibido vuelos procedentes de Europa, siguiendo los pasos de aislamiento para evitar la propagación del coronavirus, en España, a nivel interior, no hay prohibiciones pero sí recomendaciones severas. 


Una de estas es que a los madrileños, donde se concentran más de la mitad del total de los casos en España, ya les han recomendado que no salgan de la Comunidad de Madrid si no es esencial. De hecho, ya hay cancelaciones para este mismo fin de semana desde Madrid.


El problema de este asunto, más allá de la alarma social que también llega a otros puntos de España, es que el turismo salmantino procede en su gran mayoría de la Comunidad de Madrid. 


No en vano, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, los viajeros madrileños suponen casi una tercera parte del total nacional, más abundante que el extranjero. En pernoctaciones, es cierto, la cercanía provoca que bajen los números, aunque uno de cada cuatro turistas que se queda a dormir es madrileño. 


Con ellos se ha conseguido batir récord tras récord en los últimos años, aunque en este parece complicado pese a haber conseguido un gran enero en cifras. Febrero, a priori, será similar pero en marzo se comenzarán a ver los efectos del coronavirus que, además, tiene un futuro incierto en su duración. 


A ello, además, se puede sumar con mucha probabilidad la cancelación de la Semana Santa, unos días muy fuertes a nivel turístico en Salamanca que, por supuesto, se verían resentidos con el consecuente daño para el sector.