El virus que afecta a cuatro de cada cinco salmantinos y que es responsable de un 5% de cánceres
Equipo de Ginecología del hospital de Salamanca

El virus que afecta a cuatro de cada cinco salmantinos y que es responsable de un 5% de cánceres

​Los responsables de Ginecología del hospital de Salamanca han ofrecido una rueda de prensa para explicar los mitos y realidades del virus del papiloma humano, así como los objetivos
|

El hospital de Salamanca, a través del servicio de Ginecología, ha presentado una nueva iniciativa de concienciación e información sobre el Virus del Papiloma Humano con motivo del Día Internacional de la Lucha contra este. Al respecto, la jefa de servicio de Obstetricia y Ginecología puso en contexto un VPH que, aunque afecta mucho a la zona genital, también lo hace en otras “muchas áreas”.


Este virus ha convivido con la especia humana durante milenios que fue descubierto en 1907 y constituye la infección de transmisión sexual más frecuente a nivel mundial, transmitiéndose también por contacto de la piel o mucosas.


De hecho, y aunque es un virus que en muchas ocasiones no tiene consecuencias, también es causa “de uno de cada 20 cánceres en todo el mundo”, como expresó la facultativa María de Marino. Por ello, los objetivos de la Organización Mundial de la Salud, a los que se suman desde Salamanca, es intentar reducir el cáncer de cérvix, uno de los más preminentes, y evitar el contagio de este virus consecuencia también de otros tipos de cáncer en ambos sexos.


El 80% de las mujeres contactarán con el papiloma humano alguna vez en su vida, como referenció De Marino, por lo que la prevención y el cribado se convierte en esencial. Así, se está captando a mujeres por carta desde los 25 hasta los 65 años para realizar el cribado y evitar su extensión.


Así, el primer cribado se da en atención primaria, donde se detecta, y se envía a la Unidad de Tracto Genital Inferior de Ginecología. Allí se estudia con mayor detenimiento y se detectan lesiones con riesgo de que se transformen en algo maligno. “La mayoría no tienen tratamiento pero las seguiremos hasta observar la negativación del virus. En el caso de que hubiera que operar, además, se realiza con anestesia local y tras ella se pueden marchar a casa.


La vacuna


Actualmente, las niñas a los 12 años tienen prevista la vacunación del virus del papiloma humano y Castilla y León es una de las regiones con la cobertura más alta de toda España. Desde Ginecología, además, dejan clara su efectividad.


Sin embargo, los objetivos a corto plazo es financiar también la vacuna a los varones y a la población de riesgo para “intentar erradicar el virus con un buen programa de cribado, que podamos hablar del virus del papiloma humano con el virus de la viruela”, expresó la también facultativa Sandra Bustillo.


La sexualidad y síntomas


El virus, como ya se expresó anteriormente, no tiene por qué llegar a convertirse en un cáncer o similar y puede que, incluso, no de molestias. Por eso son importantes las medidas de detección precoz y una buena prevención. No en vano, según comentaron los presentes, con cada compañero sexual aumenta un 5% el riesgo de contraerlo.


La OMS recoge que ocasiona 690.000 cánceres en ambos sexos en el mundo, siendo responsable del 0,6% en hombres y del 9,4% en las mujeres. El de cérvix es el más frecuente en mujeres.


“La infección por el virus de papiloma humano tiene una gran repercusión económica, física y emocional. Ocasiona depresiones, síntomas y problemas de carácter sexual, ansiedad, pérdida de fuerza laboral, temor al cáncer, pérdida de la autoestima y aislamiento social”, dicen.


Mitos y realidades


Según un folleto explicativo, el virus del papiloma humano afecta a chicos y chicas y no solo a estas últimas, mientras que no solo se transmite por penetración y puede transmitirse mediante relaciones sexuales orales u otro tipo de contacto cercano con la piel durante las actividades sexuales.


El uso de preservativos, además, no impide la transmisión del virus del papiloma humano, aunque sí reduce las probabilidades. Se debe tener en cuenta, además, que aunque puede no tener consecuencias, puede estar relacionado con la mayoría de los cánceres de cuello de útero, verrugas anogenitales, cánceres de ano, de vagina o de orofaringe, y en menor proporción de pene y de vulva. En total, es responsable del 5% de todos los tumores humanos.