El líder muestra sus credenciales
Imagen del partido. Fotografía: JCR

El líder muestra sus credenciales

​Imponente e importante victoria frente a un Lexus Alcobendas que solo reaccionó con un 25-0 desfavorable. Cinco puntos frente a un rival de prestigio
|

En un partido de doble valor por lo que dejaba de sumar el rival en caso de una victoria perfecta, el VRAC ofreció una gran versión y empequeñeció al Lexus Alcobendas para obtener cinco valiosos puntos que le mantienen en lo más alto de la División de Honor. Se mantiene la ventaja de dos puntos frente al segundo clasificado y aumenta a 12 con respecto al tercero, que se desengancha de la cabeza de la clasificación con dos derrotas en las dos últimas jornadas. El VRAC, por su parte, encadena seis victorias consecutivas y ocho jornadas sin perder.


El encuentro, disputado en Pepe Rojo en una mañana que entremezcló sol, lluvia, un fuerte aire y también frío, se jugó al ritmo que marcó el VRAC, muy superior a un Alcobendas que cuando quiso reaccionar se encontró con un 25-0 desfavorable. El Quesos tomó ventaja gracias a dos castigos pasados por Broc Hooper, que desde hace varias jornadas ha asumido la responsabilidad pateadora en el equipo de Diego Merino. 


Suelto y con confianza en todas las líneas, el VRAC no se relajó pese a los seis puntos de ventaja. No tardaría en llegar el primer ensayo, con la firma de un enrachado Pedro de la Lastra, que aprovechó una larga jugada con Tani Bay moviendo al equipo de lado a lado y Alcobendas incapaz de frenar la embestida quesera, que hilvanó fases sin perder el oval. Superado el minuto 15 de partido, los de Tiki Inchausti apenas habían pasado del centro del campo, si bien la amarilla a Pablo Miejimolle les animó a mostrarse más ofensivos. 


Se les quitaron las ganas, porque los placajes y el nivel de la defensa azulona volvió a sacar de zona de ataque a los finales de Copa, que de nuevo jugando en campo propio sufrirían a un fulgurante Tani Bay, que rompió con un efectivo amago la última línea de la defensa del Lexus para ensayar. La fuerza de Gavidi y la escalada de Guillo Mateu por la izquierda, que metió al VRAC en la veintidós contraria, aportaron su granito de arena a la jugada quesera. 


El resultado (18-0) era tan sorprendente que Alcobendas se vio obligado a ejecutar cambios para intentar cambiar el sino del partido. Pero el vendaval quesero era tal en la primera parte que llegaría un tercer ensayo en el minuto 30. Una marca que retrataba la discreta actuación del rival, que perdía el oval tras una melé a favor. Una patada de John Wessel-Bell para evitar la recuperación de los madrileños era aprovechada por Guido Albertario para iniciar desde campo propio una larga  y espectacular carrera que terminaría en zona de marca, previo puntapié para superar al único jugador contrario que tuvo alguna opción de echarle mano.


Tal y como era de esperar, Lexus Alcobendas buscó engancharse al partido tras la reanudación. Intentó cambiar las cosas y, al menos, cerró el grifo del chaparrón que le estaba cayendo en Pepe Rojo. El VRAC evitó en dos jugadas el ensayo in extremis, pero a la tercera Mikaele Tapili no perdonó y redujo distancias. Una diferencia que bajaría todavía más ya que los madrileños volverían a ensayar mediante Martín García en una acción en la que pareció existir un avant en el pase previo al posada que el equipo arbitral no apreció. La cuestión es que tras una primera parte perfecta y 25 puntos de ventaja, las dos marcas rivales dejaban en sólo 11 puntos la renta vallisoletana.