​CB Zamora – Barça B: gran espectáculo y seis fatídicos minutos

​CB Zamora – Barça B: gran espectáculo y seis fatídicos minutos

Los momentos de flaqueza permitieron al Barça llevarse una abultada victoria
|

El CB Zamora arrancaba esta tarde la segunda fase de la competición y lo hacía, sin duda, con un encuentro que prometía ser uno de los más espectaculares de la temporada. El Barça B llegaba al Ángel Nieto y los de Saulo Hernández iban a demostrar que la victoria está muy cara en tierras zamoranas.


Arrancaba un encuentro muy físico y con una gran actuación defensiva del CB Zamora a pesar de que erraban en el tiro y no terminaban de acomodarse, esto hacía que los catalanes cogieran una pequeña ventaja en el marcador que se quedaba en 11-16 en el primer cuarto.


Una vez que ya se habían perdido los nervios y los jugadores ya estaban concentrados viendo por los derroteros que iba el partido, el encuentro tomó un ritmo frenético y el Barça seguía por delante en el luminoso pero los de Saulo Hernández no se iban a dar por vencidos y no soltaban la cuerda llegando  al descanso 27-35.


Ocho puntos de diferencia que al inicio de la segunda parte se esfumaron con un CB Zamora que salió renovado a por todas tuteando al filial del Barcelona. Empate a 40 puntos y de nuevo el Barça apretó en unos muy buenos minutos ante la impotencia y los errores de los zamoranos: tiros fallados y pérdidas de balón en el mejor momento del rival. Todo ello contribuyó a que de nuevo el tercer cuarto jugara una mala pasada a los de Saulo Hernández  y los blaugranas aprovecharon para rematar el encuentro en unos minutos con 23 puntos de ventaja, 44-67.


A falta de diez minutos y aunque nada es imposible, el CB Zamora solo quería acortar distancias pues la abultada victoria no reflejaba el esfuerzo realizado durante la mayor parte del encuentro, pero a pesar de que no conseguía acortar distancias, tampoco dejaba que el Barça fuera muy superior y mantuvieron la igualdad en el campo para concluir con una derrota con mal sabor de boca por 18 puntos, 64-82.


No obstante, el punto más dulce lo puso la afición. El Ángel Nieto, prácticamente lleno, se convirtió en un hervidero de gente que no paró de aplaudir, de animar, de protestar algunas decisiones arbitrales y que creó un ambiente único.