Un niño de 11 años abre un negocio de segunda mano para ayudar a familias necesitadas

Un niño de 11 años abre un negocio de segunda mano para ayudar a familias necesitadas

La política de empresa tiene como objetivo devolver parte de estos a la comunidad invirtiendo un porcentaje de las ganancias en la provisión de seminarios gratuitos de educación financiera orientados a enseñar a los padres y a los niños cómo ahorrar para la universidad o alcanzar otros objetivos como el emprendimiento
|


Con 11 años, Obocho Peters, un estudiante de quinto grado de Brooklyn, Nueva York, se ha convertido en empresario de su propio negocio: una tienda de ropa de segunda mano para niños que ha abierto con la única misión de ayudar a las familias de bajos recursos.


Obocho's Coset comenzó siendo una tienda online de ropa y calzado en 2018. En diciembre de 2019 su negocio logró el objetivo de abrir su primera tienda física en el barrio de Flatbush de Brooklyn, justo cuando su fundador cumplió 11 años.

La mercancía la obtiene mediante donaciones y la vende a un precio máximo de 10 dólares. De esta manera obtiene beneficios y ofrece un mercado de ropa y calzado asequible para familias con bajos recursos económicos.


En cuanto a los beneficios, la política de empresa tiene como objetivo devolver parte de estos a la comunidad invirtiendo un porcentaje de las ganancias en la provisión de seminarios gratuitos de educación financiera orientados a enseñar a los padres y a los niños cómo ahorrar para la universidad o alcanzar otros objetivos como el emprendimiento.

Obocho facebook

La idea surgió por primera vez cuando Obocho se percató de que su madre no podía comprarle todo lo que él pedía. Fue después de ver una película de superhéores y de querer comprar los personajes de la película. Al ponerse en la tesitura, se dio cuenta de que, otras familias como ellos podrían tener el mismo problema y quiso ayudar.

35951514_1571844739616584_r

Su madre, Sasha Peters, se ha convertido en un gran apoyo tanto para Obocho como para su negocio.

"Debemos escuchar a los niños cuando se les ocurran ideas y debemos prestar atención a todo lo que dicen porque nos están diciendo cómo prepararlos para que sean una mejor versión de sí mismos", dijo a ABC News.



Además de ayudar a su hijo con la web y el negocio, esa devota madre ha inscrito a su hijo en clases de negocios después del colegio para ayudarlo a cultivar su espíritu emprendedor.

Contador