Unión y fuerza en Valladolid para eliminar la hepatitis C
Presentación en el Ayuntamiento de Valladolid de una campaña contra la hepatitis C./ Ayuntamiento de Valladolid

Unión y fuerza en Valladolid para eliminar la hepatitis C

|

El Ayuntamiento de Valladolid, dentro de sus competencias de protección y promoción de la salud de los ciudadanos, ha mostrado su apoyo la iniciativa de los servicios digestivos de los dos hospitales de la ciudad (Río Hortega y Clínico Universitario) para desarrollar acciones encaminadas a mejorar la lucha contra la enfermedad y contribuir a la eliminación de la hepatitis C.


La hepatitis C es una infección crónica que afecta al hígado y que no muestra síntomas durante un período muy largo que pueden ser décadas. Esto hace que el diagnostico en muchos casos se retrase hasta fases muy avanzadas de la enfermedad.


El concejal de Salud Pública y Seguridad Ciudadana, Antonio Otero, ha presentado la campaña junto a José Luis Almudí, jefe de servicio de digestivo del Hospital Clínico y presidente del Colegio de Médicos de Valladolid; Félix García Pajares, Médico Adjunto Hospital Universitario Rio Hortega, perteneciente a la Unidad de Hepatología y experto en hepatitis, hepatocarcinoma y trasplante Página; Luis Fernández Salazar, especialista en Digestivo del Servicio de Aparato Digestivo en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, y Manuel Pérez Miranda, jefe del Servicio Digestivo del Hospital Río Hortega.


Se estima que hay en el mundo 71 millones de personas con infección crónica por el virus de la hepatitis C. Un número considerable de esas personas con infección crónica desarrollarán cirrosis o cáncer de hígado por lo que cada año mueren unas 399.000 personas debido a la hepatitis C, por cirrosis y carcinoma hepatocelular. De ahí la importancia de su detección y tratamiento.


En los años 90 el tratamiento de la Hepatitis C era muy poco eficaz, mal tolerado y contraindicado en pacientes con cirrosis o enfermedades psiquiátricas.


En abril de 2015 se aprueban finalmente antivirales de acción directa, fármacos que revolucionan el mundo de la hepatitis porque tienen una tasa de respuesta viral sostenida (curación) de más del 95%, con muy buena tolerancia al fármaco, pocas interacciones farmacológicas y pueden ser usados con seguridad en cirrosis avanzada, población psiquiátrica o trasplantados.


Hasta el momento actual en nuestra Comunidad se han tratado con los nuevos antivirales unos 6.000 pacientes, desde el año 2015, con una tasa de curación de más del 95% globalmente pero que llega al 99% en los pacientes con enfermedad leve.


España es el país de Europa que más pacientes ha tratado por población. El Ministerio de Sanidad, desarrolló en 2015 un Plan Estratégico para el abordaje de la hepatitis C que incluía aspectos como el tratamiento, la prevención, investigación y la detección de casos ocultos.


El estudio de prevalencia de hepatitis C del Ministerio mostró que en las personas de 20 a 80 años la prevalencia de anticuerpos frente al virus de la hepatitis C es de 0,85% pero la prevalencia de infección activa es solo de 0,22% y el 29,4% de las personas con infección activa no estaban diagnosticadas.


En octubre 2019 el Ministerio presentó los avances en su estrategia, marcando como objetivo eliminar las hepatitis víricas como problema de salud pública en el año 2030, alineado con la Estrategia de la OMS contra las hepatitis víricas (2016-2021).