​El paraíso mundial para dos millones de ranas está en este pequeño pueblo de Sayago

​El paraíso mundial para dos millones de ranas está en este pequeño pueblo de Sayago

Paula Echenique y Fabián Simón trabajan en un ambicioso proyecto que aúna la cría de ranas, investigación, comercialización y gastronomía
|



Seis intensos años de trabajo han pasado para que Paula Echenique y Fabián Simón vean que Grenoucerie, su proyecto de investigación, reproducción y cría de ranas, se convierte en una realidad siendo cuanto menos curioso que un negocio tan innovador, prácticamente único en el mundo, vaya a ubicarse en un pequeño pueblo de Zamora como es Carbellino de Sayago, cuando la tendencia es a la inversa y los pueblos echan el cierre ante la sangría de la despoblación.


Pero es que Carbellino de Sayago es el paraíso para la Rana Perezi, el anfibio más común y con el que se marcan grandes objetivos. Simón no duda en calificar su tierra como “ubicación ideal” porque realmente lo tiene todo: es una zona tranquila, hay agua en abundancia, está fuera del entorno urbano… es decir, todo lo que la rana Perezi necesita.


Después de conseguir esta semana la autorización de uso excepcional, creen que en los próximos días contarán con la licencia urbanística para empezar a construir y ya después de Semana Santa podrán tener las primeras ranas. Según sus cálculos, a finales de 2020 tendrán unas 600.000 ranas, mientras que llegarán al millón de ejemplares a finales de 2021 ya que realmente el proceso es muy rápido, las ranas ponen muchos huevos y lo hacen dos veces al año.


“Habíamos hecho un cálculo por la capacidad del matadero y creíamos que íbamos a tener un millón de ranas, pero ahora nos hemos dado cuenta de que podremos llegar a más, incluso a dos millones de ranas”, señalan con emoción a NoticiasCyL Zamora.


Este pequeño proyecto en cuanto a superficie, pero gigante a nivel de negocio generará 10 empleos directos en la primera etapa más otros 30 indirectos, insuflando así vida a una de las zonas más despobladas de España, pero además para la cría serán necesarias otras 6 personas.


Paralelamente están desarrollando un proceso eficiente de cría, trabajando en integrar “inteligencia artificial” para tener más eficacia y eficiencia en el momento de la cría. “Haber viajado y ver todas las alternativas a nivel mundial para conocer las mejores prácticas y mejores resultados es también buscar el método más eficiente del sistema”, incide Paula a la vez que remarca que en Francia existen cinco ranarios, pero todos ellos en horizontal, y “nosotros trabajamos en vertical. No existe ningún proyecto parecido a nivel mundial, no existe ningún proyecto ni medio parecido”.


Zamora grenoucerie (8)


Grenoucerie, que fusiona la tradición con la alta cocina, a la par que podrá ahondar en la investigación como solución a distintos tipos de cáncer y estudios de comportamiento ante una dura realidad, aquellas variables que han hecho que la rana peligre (el furtivismo, el cambio climático y enfermedades) y ya sea especie protegida.


Grenoucerie comenzó su andadura centrándose en la comercialización y abriéndose al mercado español y mucho más allá, como Francia, Suiza e Italia donde este producto se paga el doble, aunque también a otros países como China, Corea del Sur, Taiwán y Estados Unidos donde cada vez hay más concienciación y “no deja de ser la carne más saludable del mundo”. Y es que no han pasado 48 horas y puedes tener en tu mesa el producto fresco por vía avión y con procesos que aseguran la trazabilidad desde el origen.


Si buscamos en el pasado, las ancas de rana eran un producto tradicional y parte del patrimonio gastronómico en zonas como León, el Bierzo, Benavente y realmente toda la Ruta de la Plata hasta Badajoz, pero cada vez era más difícil encontrarlas, algo por lo que también este producto ha pasado a formar parte de los denominados ‘gourmet’. En este aspecto, Paula y Fabián han sabido explotar que el producto vuelva a ser accesible, valorado y algo que ya viene de serie, saludable.


GALERÍA DE IMÁGENES