​Denuncian la destrucción de un dormidero de martinete común en Zamora

​Denuncian la destrucción de un dormidero de martinete común en Zamora

Un hostelero cortó el árbol con autorización, si bien Ecologistas en Acción considera que es un hecho “muy grave”
|

El Martinete común (Nycticorax nycticorax) es una de las ardeidas más características del Duero zamorano y una de las joyas faunísticas que atesoran nuestros ecosistemas ribereños. De hecho, la ciudad alberga una colonia de cría de esta especie de garza, y además un dormidero invernal que suele acoger durante los meses fríos un grupo de unos 20 ejemplares.


Ecologistas en Acción de Zamora ha dado a conocer que el pasado 20 de febrero les comunicaron que el responsable de un establecimiento hostelero ribereño y contiguo al emplazamiento del citado dormidero de estas aves, había procedido a la poda del árbol que albergaba el lugar habitual de reunión de los martinetes en pleno período de ocupación del mismo, quedando las aves desprovistas del refugio que llevaban usando de forma continuada más de una década.


Aunque el responsable ha alegado a algunos interesados que disponía de permiso por escrito de la Confederación Hidrográfica del Duero, y que lo había solicitado con el fin de prevenir posibles incendios que afectaran a las carpas de la terraza al aire libre de su establecimiento, Ecologistas en Acción considera los hechos “graves”. De hecho, resaltan que “por ley estas autorizaciones incluyen siempre excepciones. Así, no se pueden realizar las cortas o podas autorizadas en presencia de nidos o dormideros de especies protegidas, como es el caso”.


Todo esto está contemplado en el artículo 57 b) de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad referente a “Prohibiciones y garantía de conservación para las especies incluidas en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial”: “Tratándose de animales, incluidas sus larvas, crías, o huevos, la de cualquier actuación hecha con el propósito de darles muerte, capturarlos, perseguirlos o molestarlos, así como la destrucción o deterioro de sus nidos, vivares y lugares de reproducción, invernada o reposo”.


Desde Ecologistas en Acción Zamora consideran muy grave esta intervención y por ese motivo ha sido puesta en conocimiento del Seprona para que lo investiguen, y en su caso, emprendan acciones legales.