Concentración ante el hospital para recuperar las 35 horas
Imagen: Archivo

Concentración ante el hospital para recuperar las 35 horas

​El Sindicato de Enfermería SATSE se ha concentrado para reclamar que el personal enfermero y fisioterapeuta recupere la jornada previa a la crisis del 2012, ya que fue el más afectado por el aumento semanal a 37,5 horas, y para exigir también que las 35 horas lleven aparejado un aumento de plantilla de estos profesionales
|

El Sindicato de Enfermería, SATSE, se ha concentrado este jueves en el hospital Clínico para exigir a la Junta de Castilla y León que aplique ya la jornada de 35 horas a las enfermeras y fisioterapeutas, al igual que están haciendo en el resto de comunidades autónomas, con el consiguiente aumento de la plantilla enfermera y de fisioterapeutas.


SATSE considera que los trabajadores de la Junta de Castilla y León no pueden ser tratados como personal de segunda frente al resto de los empleados públicos del Estado, es hora de recuperar los derechos perdidos al igual que el resto,  y recuerda que las enfermeras del turno rotatorio fueron las más afectadas con la implantación de  la jornada de 37,5 horas debido a que al acumular el incremento de jornada en jornadas completas perdieron más de 15 días de descanso anuales, lo que equivale a no disfrutar de ningún día festivo a lo largo de año.


Asimismo, el Sindicato de Enfermería considera que es imprescindible que esta vuelta a las 35 horas para enfermeras y fisioterapeutas se produzca acompañada de un aumento de la plantilla de estos profesionales, ya que la plantilla de enfermeras y fisioterapeutas está actualmente muy por debajo de la necesaria para cubrir la demanda asistencial existente con los adecuados estándares de calidad. Recuperar el derecho a las 35 horas no puede suponer más sobrecarga de trabajo para los profesionales enfermeros y fisioterapeutas.


SATSE afirma que es el momento de recuperar la jornada de 35 horas que ya disfrutan los profesionales de otros servicios de salud españoles, ya que si se acompaña de un incremento de plantilla, conlleva directamente una mejora de la calidad asistencial al disminuir la sobrecarga asistencial y facilitar la conciliación familiar de los trabajadores sanitarios, los cuales cada vez se encuentran más sobrecargados.