Los Duques de Sussex se quedan sin opciones para nombrar su nueva organización benéfica

Los Duques de Sussex se quedan sin opciones para nombrar su nueva organización benéfica

|

MADRID, 24 (CHANCE)
Seguimos al pie del cañón con el divorcio entre Meghan y Harry y la Casa Real británica. Después de reuniones privadas entre la Familia Real y el Parlamento del país cada vez se van conociendo más detalles de lo que supondrá para los Duques de Sussex separarse de la Corona. De momento ya hemos hablado de su nueva vida en Canadá, de su independencia económica y del final de sus labores como representantes de la Casa Real el próximo 31 de marzo. Ahora conocemos también qué va a pasar con el famoso título Sussex Royal.

"Aunque no hay ninguna jurisdicción por parte de la Monarquía o el Gobierno sobre el uso de la palabra 'royal' en ultramar, el duque y la duquesa de Sussex no tienen intención de utilizar 'Sussex royal' o cualquier variante de la palabra 'royal' en ningún territorio (ni de Reino Unido ni fuera) cuando finalice el periodo de transición en la primavera de 2020. Si bien el duque y la duquesa se centran en sus planes para poner en marcha una nueva organización sin fines de lucro, dadas las reglas específicas del gobierno de Reino Unido en torno al uso de la palabra 'Royal' se ha acordado que la organización, cuando se anuncie esta primavera, no se llamará Sussex Royal Foundation", ha explicado un portavoz del matrimonio.

Todavía tendremos que ver que pasa con las marcas Sussex Royal y Sussex Royal Foundation, que el matrimonio se encargó de registrar en junio de 2019, además del nombre de su página web y sus redes sociales. Pero, parece ser que como los Duques no se den prisa en escoger un nuevo nombre para la organización benéfica que pretenden desarrollar les van a quitar todas las opciones. Este fin de semana se conoció que alguien había registrado el nombre 'Sussex Global Charities' bajo la entidad benéfica The Shoebox Project Foundation y al momento todos los dedos apuntaron a la empresaria y estilista Jessica Mulroney, amiga íntima de Meghan. De hecho, incluso se llegó a pensar que los Duques ya habían encontrado un nuevo nombre para su fundación.

Sin embargo, Jessica ha asegurado que ella no tiene nada que ver y señala la verdadero culpable: "Si ciertos periodistas hicieran su trabajo en condiciones tal vez verían que Shoebox Project Foundation es propiedad del Sr. Roy, en Carolina del Norte, y no tiene afiliaciones ni vínculos con nuestra organización benéfica, The Shoebox Project. Feliz domingo", explica en un comunicado. Meghan y Harry van a tener que darse prisa si no quieren que otras empresas registren con fines económicos todo tipo de nombres relacionados con el ducado de Sussex, como ya lleva sucediendo desde que se conoció el compromiso de la pareja en 2017.