Defensa a ultranza de Victorino Martín a los toros en un pregón que recordó a José Pinto

Defensa a ultranza de Victorino Martín a los toros en un pregón que recordó a José Pinto

El pregonero del Carnaval del Toro tuvo unas bonitas palabras para iniciar su discurso de recuerdo al ganadero, que no pudo pregonar las fiestas en 2019 debido a su fallecimiento. Tras ello, defendió al toro como patrimonio cultural y criticó su maltrato actual y el animalismo, que es “volver a la época de las cavernas”
|

Victorino Martín, un amante de los toros como demuestra su vida desde el primer momento, fue el encargado de dar el pregón del Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo. Y no sorprendió con su defensa del toro ante un numeroso público, entre los que se encontraban autoridades de Miróbriga, Salamanca,  Castilla y León y España, como Alfonso Fernández Mañueco, Javier Ortega, procuradores socialistas y de Ciudadanos, así como parlamentarios populares y socialistas.


Tras el primer pregón en el Ayuntamiento y el paseíllo por las calles de Ciudad Rodrigo ante un público abundante, que mostró el cariño a Victorino Martín, quiso recordar para iniciar su discurso a los que ya no están, especialmente a José Pinto, quien no pudo dar el pregón en 2019 por su fallecimiento.


Después, continuó mostrando a Ciudad Rodrigo como un “enclave estratégico” y recordó que su padre comenzó la aventura del toro bravo en el Campo Charro, del que “Ciudad Rodrigo es capital” y, por tanto, también sus inicios y “ciudad de referencia”.


Con algún chascarrillo que levantó las risas de los presentes, comenzó, por tanto, su defensa al toro. “Estoy aquí por el toro. Está presente con nosotros desde que tenemos constancia de que el hombre ha ocupado el Mediterráneo”, comentó, al tiempo que hacía referencia a un texto de Gilgamesh, una de las primeras escrituras que ya hablaba del toro.


De hecho, habló sobre los vestigios taurinos en Egipto, Creta, Grecia y Roma. “El Carnaval tiene sus primeras reminiscencias en las civilizaciones de Egipto y Mesopotamia. Curiosamente desde la antigüedad las celebraciones van unidas a la fiesta del toro. Carnaval y toros van unidos desde muy antiguo”, afirmó.

Así, llegando hasta nuestros días, aseveró que el toro viene “sufriendo distintos cambios” y se da con diversas manifestaciones como los encierros, capea, el toro por las calles o las corridas de toros, a las que simuló con la vida, con tres tercios. El primero, en el que sales y no conoces nada; un segundo, las banderillas, el de la madurez; y el tercero, en el que se muere, también de diversas formas.


“La corrida de toros es una escuela de valores. Cuando venimos a este mundo no sabemos nada. Nos dan un manual de instrucciones que es la cultura. Los aficionados al mundo del toro, los que nos hemos criado en el mundo del toro, tenemos en esa misma corrida los problemas. Incluso el toro nos enseña. Su sacrificio nos enseña a ser mejores. Un aficionado a las corridas de toros no se queja, lucha hasta el final, siempre va hacia adelante. Todo eso lo aprendemos del toro, esos valores están presentes en nuestra vida”, dijo.


Pero además también mostró al toro como un reducto de valores ya que los toreros son el “héroe moderno”, ya que tiene que dar el 200% de lo que son. “Tienes que dar lo mejor de ti y en algunas ocasiones eso no es suficiente”, afirmó. Y pese a ello, criticó, se encuentra maltratado ahora mismo pese a ser “patrimonio cultural inmaterial”, pese a ser “fuente de inspiración de muchos artistas como Dalí, Picasso, Goya, Alberti o García Lorca” o allanar a todos y ser fuente de generosidad y solidaridad. También presentó al toro como una fuente de patrimonio ecológico. “Las dehesas son espacios que disminuyen la contaminación”.


Por último, habló del toro como patrimonio genético y económico. “Es un tesoro y no lo estamos protegiendo. Somos los ganaderos los que estamos conservando los encastes”, habló. “Estamos viviendo unos momentos críticos. Todos los principios de siglo han sido épocas convulsas. El toro está siendo atacado por motivos políticos, hay gente a la que le interesa romper los lazos que nos unen a los españoles. Y ha surgido una corriente en la cultura anglosajona que puede ser devastadora. Se llama animalismo, que juega con nuestras buenas intenciones pero propugna igualar el hombre con los animales en derechos pese a que los animales no tienen obligaciones. Anteponen la vida de un animal a la humana. Es volver a la época de las cavernas”.


Para culminar, también se salió del mundo del toro para defender a los catalanes no independentistas que están sufriendo, algo que aplaudió Alfonso Fernández Mañueco, y recordar nuevamente la figura de su padre para mirar al futuro. “En este Carnaval de fecha mágica, el 2020, quiero mirar hacia el futuro y brindar por una España, que bebiendo de sus tradiciones, nos ayuden a mejorar y para que esta fiesta nuestra ocupe el lugar que le corresponde en nuestra sociedad sin complejos. Viva la tauromaquia, viva Ciudad Rodrigo, viva el Carnaval del Toro, viva España”. 


AMPLIA GALERÍA DE IMÁGENES