Malestar en la Cultural por un 'boicot' a la grada de animación
Grada de animación “Legio 1923” / CyDLeonesa

Malestar en la Cultural por un 'boicot' a la grada de animación

El club denuncia el "sabotaje" de algunos miembros de la agrupación Orgullo Cazurro durante el último encuentro de liga
|

La Cultural y Deportiva Leonesa quiere manifestar su profundo malestar por algunas situaciones acaecidas durante el último encuentro de liga, en el que un reducido grupo de asistentes al mismo trató de condicionar el magnífico ambiente de fútbol y respeto que siempre se vive en el Reino de León.


Lamentablemente, la afición culturalista situada en el fondo sur, junto con la anunciada grada de animación “Legio 1923”, tuvo que soportar el sabotaje y boicot por parte de algunos miembros de la agrupación Orgullo Cazurro, los cuales, días atrás, habían dado su conformidad a la formación de este grupo de animación.


Esta aplaudida iniciativa es una propuesta de las propias peñas que ocupan el fondo sur del estadio, y que, a través de la Federación de Peñas, contaron con el apoyo del club para su creación. En un gesto pleno de altura de miras, y en busca del bien común, todas las partes implicadas se reunieron para la creación de un logo, pancarta y reglamento comunes, siempre en un consenso claro y con el objetivo de fortalecer el apoyo a nuestro equipo en los partidos de casa.


Esta entidad "no puede tolerar que dicha iniciativa", que surge desde la afición, se vea "atacada de la manera" en la que lo fue el pasado domingo, cuando la agrupación Orgullo Cazurro decidió tapar con su bandera, la enseña de la nueva grada, condicionando la animación y el apoyo que esa parte fundamental del estadio brinda a la plantilla. "No pueden ni deben anteponerse intereses personales al beneficio común, ni mucho menos, hacerlo a través de la coacción, la intolerancia, o la falta de respeto hacia la grada culturalista", destacan.


La Cultural y Deportiva Leonesa siempre estará al lado de aquellos que buscan el apoyo incondicional hacia su equipo, traducido en un respeto claro hacia el marco común en el que todos los culturalistas nos encontramos inmersos.