Un derbi de quilates que se va para León
Imagen del partido. Fotografía: Atlético Valladolid

Un derbi de quilates que se va para León

​El Atlético Valladolid cayó derrotado en Huerta del Rey por 30-32 ante Ademar León
|

El Atlético Valladolid cayó derrotado en la 18ª jornada de la Liga Sacyr ASOBAL en un emocionante derbi autonómico ante el Abanca Ademar León. Los gladiadores azules firmaron una de las mejores primeras partes de la temporada y solo se vieron superados por su rival en el ecuador de la segunda mitad. Luego en los minutos finales, después de que Patostski hubiese mantenido a los suyos con ventaja, Acacio Marqués se encargó de dirigir cada ataque hasta el 30-32.


El primer tiempo comenzó de forma vertiginosa, con los dos equipos más pendientes del ataque que de la defensa. Las acciones se sucedían con acciones ofensivas muy rápidas. En ese intercambio arrancó mejor el Recoletas Atlético Valladolid, con un 3-1 en los dos primeros minutos. Pero el Abanca Ademar León aprovechó cada error con rápidas contras y el 3-3 fue casi lo siguiente que se vio en el electrónico.


César Pérez comenzó a tocar balones. No así Dino Slavic, con lo que Manolo Cadenas lo relevó por Dzmitry Patostki. Los vallisoletanos parecían encontrarse más cómodos. A pesar de la ausencia de Diego Camino, Adrián Fernández movía a los suyos con agilidad. Luego Rubén Río y Víctor Rodríguez hacían el resto. Solo faltaba encontrar a Robin Dourte. Cuando se logró la renta se fue a los tres goles (13-10, minuto 19). A pesar de dos contras leonesas, el +3 se mantuvo y Cadenas pidió tiempo muerto a falta de seis minutos. Minutos que pasaron con más problemas en ataque para ambos y con un punto más en defensa.

Así se alcanzó el intermedio, ya con más errores en los lanzamientos y con una superioridad local que casi transforma en el 17-16 Gonzalo Pérez, pero su lanzamiento llegó tras la bocina y con 17-15 ambos enfilaron el camino a vestuarios.


La segunda parte comenzó de nuevo con el Recoletas muy enchufado. Sobre todo César Pérez y Arthur Patrianova, lo que obligó a un Cadenas muy enfadado pedir su segundo tiempo muerto y ser excluido por protestar (20-16, minuto 33). El segundo dos minutos a Víctor Rodríguez, también protestado por el banquillo local, metió al Ademar de nuevo en partido (21-21, minuto 41). Eso y las dos faltas en ataque seguidas a los de Pisonero más el buen hacer de Patotski obligó al técnico local a pedir ahora él tiempo muerto. No le gustaba hacia dónde iba el encuentro.


Y no se equivocó el entrenador. Patovski empezó a hacer complicado anotar y el Recoletas llegó al ecuador de la segunda parte tres por debajo (21-24) y con malas vibraciones en su juego de ataque y con el arbitraje. Había que apelar a la épica. Y se hizo. Dos exclusiones del Ademar y dos goles de siete metros de Manu García volvieron a meter a los locales en el partido (23-24, minuto 48).


Era el momento de los valientes. Y de calmar el juego en ataque, muy atascado en esta segunda parte, en la que el Recoletas pasó del 21-18 al 21-24 en nueve minutos (del 36.30 al 45.20). Adrián Fernández quiso entonces coger la responsabilidad. Colocó el 24-25 a diez del final cuando en la anterior jugada se había topado con Patovski. El portero bielorruso seguía impidiendo la remontada en este tramo, con dos seis metros casi seguidos a Dourte.


El vallisoletano David Fernández quiso emular a Adrián Fernández en el otro bando, con dos tantos casi seguidos (25-27, minuto 54). De su lesión, poco rastro. Pero el Recoletas no se resignaba. La dureza defensiva de los visitantes era castigada en este tramo final. Y la afición hacía el resto, empujando desde la grada. El joven Miguel Martínez hizo que todo se magnificase, con un robo y gol a puerta vacía (28-28, minuto 57). Y entonces, con un tanto tras un bloqueo de Acacio y una controvertida falta en ataque del propio Miguel, con gol en otra contra de Mario López, se decidió el derbi. El último gol de Dani Pérez y la presión en toda la pista de los vallisoletanos no impidió que Mario López hiciese el definitivo 30-32.