El Drogas: "A mucha gente le viene bien el conflico vasco"

El Drogas: "A mucha gente le viene bien el conflico vasco"

|

Enrique Villarreal, 'El Drogas' (Pamplona, 1959) dedicó treinta años de su vida a Barricada, de donde fue expulsado en una de las mayores tragedias para el rock español. Pero supo reponerse y crear Txarrena para, tres discos después, saber reinventarse con su homónimo, 'El Drogas', un proyecto musical con el que recorre toda la península, acompañado por Brigi Duke, Flako y Txus Maraví.


Pero Enrique Villarreal es mucho más que rock and roll. Es poesía, pluma y conciencia. Escritor de poesía y socialmente activo en defensa de los olvidados, de la recuperación de la memoria histórica, la mujer, las injusticias, al fin al cabo. Con motivo del concierto que ofrecerá en León esta noche, en Espacio Vías, mantenemos una más que interesante charla con una de las cabezas más importantes del rock patrio, en exclusiva para Noticiascyl.com.


Pregunta: Protagonista indudable de la historia de la música punk rock en este país, ¿qué música te ha marcado a ti?


Respuesta: Yo vengo de escuchar de manera casi fanática, a los 16 años, toda la onda glam rock inglesa como Suzi Quatro, Slade, Gary Glitter, T-Rex con Marc Bolan..., aquella época glamurosa con David Bowie o el Alice Cooper de aquella época. Unos gustos musicales con los que arranca lo que vendría después con ese salto a lo que supone la aprición del punk con los Sex Pistols como grupo favorito y, a la vez, los Motorhead con aquel disco del 80 'Ace of Spades'. Por medio descubrí a un grupo que se llama Leño, que canta en castellano, que de repente hace que creer a uno que todo eso se puede hacer, algo que marcó a mucha gente. Los 80 para mí supone abrir la cabeza a diferentes ambientaciones musicales, me podía gustar un grupo como The Cure a grupos muy melódicos o más industriales.


P: Estamos hablando de influencias musicales pero, ¿qué es lo que te hace dedicarte a la música?

R: Yo era un adolescente como los de mi época, que nos movíamos por lo que denominábamos bandas y nos íbamos a la discoteca más cercana a beber Pacharán e intentar bailar, el que sabía, el que no como yo a ver tocar a la orquesta y flipar con esos instrumentos que eran bajos eléctricos, guitarras, baterías y órganos. Me quedaba alelado viendo tocar a las orquestas y eso me lleva a comenzar a definirme más por la música que por la mecánica de automóviles, que también me gustaba, y a juntarme con la gente con mis mismas inquietudes. Yo comienzo en el mundillo escribiendo letras y todos los fines de semana los pasábamos en un local ensayando, y al poco tiempo empiezo a tocar el bajo y la guitarra.


P: Una época en la que los jóvenes se movían por bandas e iban a escuchar orquestas, ¿eso lo hace aún la juventud?


R: Ahora mismo yo ya no me muevo en ambientes juveniles, por edad me toca otra cosa, pero la gente tiene otras maneras de divertirse y hay otras cosas de por medio, pero no es tan importante el tipo de música que se haga como esa sensación de calentura mental que a uno le viene cuando está trabajando con una idea en común con otra gente y de repente consigues hacer una canción desde los acordes hasta la propia letra, y te impide hasta llegar a casa y dormir, una sensación que yo sigo teniendo.


P: Vale que solamente importe la música pero ¿en qué punto se encuentra en punk en España?


R: Quizá no sea tanto una expresión musical, sino que también es una manera de ver la vida y en eso creo que hay gente que se cree esa filosofía de vida y que la intenta llevar a cabo. No es algo masivo, eso está claro, pero tampoco es algo que se haya pasado. Hay mucho poso y se ve en los festivales de verano donde nos juntamos un montón de grupos y ves a la gente cómo se comporta y casi lo que piensan.


P: Hay gente que dice que nunca te perdonará lo que pasó con Barricada, ¿qué les dirías?


R: Yo tampoco lo perdono. Fui expulsado del grupo y menos de dos años después la historia se va al garete. No quiero decir ni que fuese el más o el menos importante, sino que se podría haber hecho bastante más por terminar de otra manera, pero hay que preguntárselo a los que se quedaron.


Enrique Villarreal estará acompañado en el escenario por Brigi Duke, Flako y Txus Maraví. /Migueltxo Molina Enrique Villarreal estará acompañado en el escenario por Brigi Duke, Flako y Txus Maraví. /Migueltxo Molina


P: Hablemos ahora de la crítica social constante que recogen muchas de tus letras. Tienes canciones en las que denuncias la violencia contra la mujer, ¿qué crees que falta por hacer en este tema?


R: Falta muchísimo por hacer, hay que analizar de manera general el por qué de la mujer tomada como objeto, desde la propia educación en la escuela y la familia a los techos de cristal, los jornales, la representación en colectivos públicos, cómo se presenta la mujer en la publicidad o por qué son los más premiados los hombres. Los asesinatos o el tema de La Manada, que nos ha tocado muy cerca, porque ha sucedido en Pamplona, es en lo que culmina el trato machista que cercena la sociedad contra la mujer.


P: También eres un claro defensor de la memoria histórica, ¿se han cerrado las heridas en este país?

R: En este país tenemos un problema que fue que Franco fracasó con el golpe militar pero luego en la confrontación civil ganó y durante muchos años han vaciado de contenido todo el avance social de la segunda República y, a partir de ahí, todo el fascismo encarnado en la falange hace muy entendible todo lo que sucede.


"El Drogas es una banda de salas". /Fotografía: Daniel Fernández. "El Drogas es una banda de salas". /Fotografía: Daniel Fernández.


P: Centrémonos en el concierto de esta noche, ¿qué nos encontraremos?


R: Será un repaso a los casi 40 años que llevo en este mundillo, en el que tiene cabida cualquier composición que he hecho a lo largo de todo este tiempo, desde canciones compuestas en Barricada a las canciones de los dos discos con Txarrena como alguna canción de La venganza de la abuela y luego de El drogas, con un concierto de más de dos horas.


P: ¿Si alguien pasara por delante y no supiera si entrar a tu concierto, por qué le dirías que debería entrar?


R: Es una buena excusa para pasar un rato con tus colegas, con historias vividas y cantadas durante tiempo. Si a alguien te gusta ver a un grupo dejarse la piel en el escenario es un buen momento, porque nosotros siempre nos definimos como una banda de sala.


P: El grupo Vox pidió que se suspendiera el concierto y entre las alegaciones decían que estabas a favor de la banda ETA y que una persona llamada El Drogas no podrí actuar en un pabellón de titularidad municipal, ¿qué te parece?


R: No tengo mucho que decir. Efectivamente mi mote es El Drogas desde antes de que empezase a fumar. Respecto al apoyo o no, con el conflicto vasco me he estado definiendo durante mucho tiempo y tengo mi propio criterio al respecto, pero creo que a mucha gente le viene bien que se siga manteniendo presente esa historia.