La crisis de la democracia abre el curso en la UNED

La crisis de la democracia abre el curso en la UNED

|

El curso académico de la UNED arrancó con la ponencia del Catedrático Emérito del Departamento de Historia Social y del Pensamiento Político de la UNED, Santos Juliá, bajo el titulo ¿Crisis de la Democracia? Una visión desde España.


SANTOS JULIÁ-Diana Serrano


El catedrático ha versado en esta ponencia inicial sobre cómo a partir del año 74 con la transición a la democracia en Portugal, comenzó lo que se conoce como la tercera oleada de democratización, que se caracterizó porque "las dictaduras de larga duración se transformaron en democracias en zonas como América Latina o el sur de Europa, y poco después les siguieron los sistemas comunistas, tras derrumbarse". Según el ponente, "gracias a esta tercera oleada se triplicaron las democracias existentes y se creó una especie de euforia, que se llegó calificar de un fin de la historia conocida hasta entonces".


Pero al inicio del nuevo siglo, ha proseguido el profesor "se comprobó que muchas de las nuevas democracias eran en realidad autocracias selectivas, es decir, se mantenían las elecciones como sistema para elegir a los gobiernos, pero estos no se sentían atados por la separación de poderes, ni por el funcionamiento autónomo de las instituciones del estado".


Este hecho provocó, según el catedrático que se empezara a hablar de "autocracias selectivas", donde la elección no conduce necesariamente a la democracia, sino que puede convertirse en una autocracia de poder. Esta nueva oleada se extiende por Rusia, China, países africanos, Filipinas... que viene acompañada a finales de la segunda década del siglo XXI de una profunda crisis, que atenta clamente contra los fundamentos sociales de la democracia, que son la clase media profesional establecida, con un estado de derecho, y una clase obrera con una estructura solida". Para Juliá, eso va a dar lugar a "una profunda desafección respecto al sistema de gobierno, en el sentido de que se inicia un movimiento de indignación contra todo aquello que ha conducido a esa nueva situación que es difícilmente gobernable". Y de ahí, "aparecen nuevos movimientos, que se caracterizan por una repudiación de la democracia tradicional", explica el ponente.


Diana Serrano


Este rechazo social en España tuvo, para este experto en pensamiento político, "claramente su repercusión en el 15M, en el año 2011 y dio fórmulas, junto con los problemas creados por la globalización y los movimientos migratorios, para la exaltación de una política a base de construcción de identidades nacionales, en la que era muy propicio recusar el sistema anterior y colocar un movimiento de gente, como nuevo sujeto de la política, en lo que se ha llamado neopopulismos de la era de la globalización. Estos han dado lugar a una fuerte recusación del sistema de la representación tradicional, por la elección de un líder carismático, que dirige ese movimiento populista".


Para el ponente, en España, esto ha sido "relativamente bien incorporado al sistema democrático, dando lugar a la creación de nuevos partidos políticos, a la trasformación del sistema de partidos y con nuevos participantes. Ya no es un bipartidismo imperfecto". Pero en su opinión, "a eso le falta un paso que dar, que sería la formación de gobiernos de coalición".


La otra problemática tratada en la ponencia por el catedrático ha sido, que con la crisis general en España, la distribución del poder "ha sido cuestionada". Y esto se traducen en que, "a que un sector del poder del estado que son los nacionalistas catalanes, se declaran unilateralmente independientes, vulnerando la Constitución de la que se deriva su poder, lo que crea una crisis constitucional de otra dimensión".


Cómo conclusión a esta charla, el profesor declara que "si el reto de los indignados si ha quedado incorporado al funcionamiento del sistema, el movimiento del independentismo está sometido a una sentencia judicial. Con lo cual el procedimiento para salir políticamente de la crisis que han provocado va a costar tiempo, claridad de ideas y fortaleza en todos los actores de la vida política, lo cual está lejos de suceder en este momento".


Diana Serrano


Durante la apertura este nuevo año, también se han entregado los diplomas a los estudiantes que habían finalizado sus estudios en cursos anteriores.