Losantos: “La última vez que Ferreras pensó le dolía la cabeza”

Losantos: “La última vez que Ferreras pensó le dolía la cabeza”

|

Viernes, media tarde. La puerta del convento dominico de San Esteban rebosa de personas intentando acceder. En el interior, los responsables del templo comunican a los asistentes que quedan por entrar que ya no podrán hacerlo. Decepción. El aforo de la Sala Capitular Nueva está completo y no permitirán a nadie contemplar el acto de pie. Aún queda media hora para el comienzo señalado en el programa del evento y hay quien reclama, invitación en mano, su derecho al acceso.


El Club de los Viernes Salamanca ha estrenado la entrega del Premio Escuela de Salamanca y el primer galardonado ha sido el catedrático de Economía Jesús Huerta de Soto. Todo un acontecimiento que ha contado, incluso, con la presencia del alcalde de la ciudad, Alfonso Fernández Mañueco. Sin embargo, la expectación respondía a la llegada del moderador del acto, el periodista Federico Jiménez Losantos. Un personaje que suscita en su audiencia un sentimiento de admiración semejante al de un artista del celuloide o un deportista de éxito. Levanta el rumor y genera el aplauso. Es creador de opinión.


Cierto es que no eran quinceañeros enfervorecidos, pero sí experimentados con ilusión. Losantos tiene a bien atender a los medios de comunicación locales congregados allí para dar cobertura informativa al acto. La gente se concentra atenta a sus palabras. Murmuran, molestan. Para algunos, sería lo único que podrían escuchar de boca del responsable de la plataforma Libertad Digital esta tarde.


Sobre el motivo de su presencia, la Escuela de Salamanca, Losantos recuerda que “albergaba auténticos genios, tanto en lo moral, como en lo político, lo religioso o el derecho”. “Sus conclusiones sobre economía eran fruto del pensamiento moral sobre cómo se mantiene la dignidad del hombre en un mundo totalmente diferente”. ”Y además”, prosigue, “es actual porque tenemos un mundo que no sabemos muy bien en qué consiste, pero en el que la dignidad del humano está siempre amenazada”.


El periodista explica cómo conoció al premiado hace ya unas cuantas décadas y deja constancia del merecimiento del galardón que se le ha otorgado. “Huerta de Soto tiene un tremendo carácter 'unamuniano' que se pelea con todo el mundo, incluidos sus discípulos. Pero es una de esas personas que por su cuenta ha arrastrado a un grupo de gente porque su personalidad es magnética y las cosas funcionan así”, dice.


La entrega de premios ha sido impulsada por el Club de los Viernes, un foro de debate imprescindible para la libertad de pensamiento en opinión del periodista. Clave para escapar, según dice, de una corriente de opinión uniforme que no permite la disensión. Lo hace refiriéndose a un 'colega'. Y lo hace insultando. “Estos movimientos liberales profesionales son necesarios para que no haya un pensamiento único. Es que si no, todo es García Ferreras, que la última vez que pensó algo le dolía la cabeza”.


A preguntas de los periodistas, Losantos aborda otros temas de actualidad como la sentencia del Tribunal Supremo sobre hipotecas rectificada este viernes. “La sentencia es una vergüenza porque es negar al que contrata una hipoteca la responsabilidad sobre lo que hace. Como si el que pidiera dinero fuera un imbécil que no supiera lo que le conviene. Una sentencia propia de Venezuela que va en contra de la propia jurisprudencia del Tribunal Supremo. Es una 'mamarrachada podemita' que, desde luego, no sé a qué juez se le ha ocurrido. Es un disparate total. Supone paralizar el crédito en España hasta que se aclaren los bobos estos que ha dictado esa sentencia”, despacha.


El locutor finaliza su intervención ante los medios valorando la reunión entre el líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, y el exdirigente de Esquerra Republicana de Cataluña, el encarcelado Oriol Junqueras, con la propuesta de Presupuestos Generales del Estado pactada por el Gobierno y que necesita del apoyo independentista. “Los presupuestos son ilegales. Son unos presupuestos golpistas, por eso los negocian con un golpista en la cárcel”.