“Secuelas de nuestras guerras y derrotas” en Morales de Toro

“Secuelas de nuestras guerras y derrotas” en Morales de Toro

|

El salón de actos Alberto Gatón (Hogar de jubilados) de Morales de Toro acogerá el próximo sábado 11 de agosto, a las 11:30 de la mañana, la presentación del libro de José María del Palacio Alonso “Secuelas de nuestras guerras y derrotas. De la República a la modélica Democracia”.


Se trata de la segunda obra de este investigador, nacido en 1948, en Aretxabaleta, aunque originario de Morales de Toro, localidad a la que dedicó su anterior trabajo, publicado en 2009: ‘Matando sueños, sembrando miedos’ (Morales de Toro, 1936). El autor afirma, “un mejor conocimiento de aquella atroz represión me creó la necesidad de investigar los efectos psicológicos, morales, culturales y políticos que la Guerra y la Dictadura han ´producido en los supervivientes y las posteriores generaciones y la sociedad española en general.”


Este libro es el resultado de una amplia investigación de ocho años, rastreando numerosos archivos y recogiendo testimonios. Tomando la azarosa vida de sus padres y hermano como eje de la historia –sufrieron la guerra, la cárcel y se vieron abocados a la emigración-, extiende su mirada a otras 23 personas y familias que compartieron con ellos tantas ilusiones, angustias, castigos, traumas, promesas, sudores, desconciertos.


Como es lógico, el libro presta mucha atención a bastantes protagonistas del pueblo de sus progenitores, Morales de Toro. Es el caso de las familias de Eustasio Gutiérrez, de Félix Gutiérrez y de Andrés del Palacio, fundadores de las agrupaciones locales, republicanas, sindicales y socialistas; de Isaías Rosales y Eulogio Barbero, que murieron defendiendo la República en Madrid y Teruel; las familias Rodríguez Carmona, Revuelta Domínguez, Aranda Gutiérrez y Alonso Alonso emigrantes en el norte para ganarse el futuro; encontramos también a Dorotea del Palacio ejemplo del maltrato dado a las mujeres que no cumplían con el papel de sumisa esposa. Otros zamoranos que este libro recupera son las hermanas y maestras Matilde y Brígida Ledesma, de Almeida; el marido de esta última, y también maestro, José Casado Moralejo, de Roelos de Sayago.  Recoge también a otros combatientes por la causa republicana como son el maestro Herminio Nicolás, de Moral de Sayago -que perdió la vida en la “Batalla del Ebro”-, a Sulpicio Muñoz Lorenzo, de Villabuena del Puente y Francisco Jambrina Villamor, natural de Zamora.


Según su autor, “la peripecia vital de estos vencidos -y sus descendientes- me ha ofrecido claves de nuestra personalidad colectiva que han contribuido a conformar esta democracia y la crisis que padecemos. A ellas dedico un epílogo”.


El autor lanza una mirada al contexto y a la forma en que la Transición abordó la memoria y la verdad de las víctimas del franquismo, análisis al que se debe el subtítulo de este libro, “De la República a la modélica democracia”. Y resume así sus conclusiones:


“(…) la Dictadura cultivó la marginación sobre los disidentes, y el pueblo llano. Tan dilatada penalización exigía de los Gobiernos de la Democracia una decidida atención a las secuelas. Pero no, en la Transición las élites se repartieron las instituciones a cambio del olvido de los traumas populares y la restauración de los poderes que nos han hecho líderes europeos en tropelías, desigualdades y conflictos. Esta no es una historia intrascendente, ni una fábula para enredar lo que bien está. Nos ofrece enseñanzas, claves que pueden ayudarnos a comprender la crisis que compartimos y el valor de una reconciliación asentada en la Verdad y la Justicia, fundamentales para construir una Democracia real, del pueblo para el pueblo”.