"El país que no recuerda su pasado esta condenado a repetirlo"

"El país que no recuerda su pasado esta condenado a repetirlo"

|

Espero que no hayamos perdido el norte, pero cuando la memoria histórica se vuelve selectiva, obviando los interés de todos, y haciéndose con los medios de comunicación para así poder controlar un país, diciéndote lo que tienes que pensar imponiéndote lo que está bien y mal y además dando un golpe al estado español impunemente, nos lleva a pensar que todo vale para conseguir el poder he imponer un gobierno que no hemos elegido los españoles en la urnas, con alianzas que no compartimos, cuando la xenofobia está subvencionada y unos y otros nos roban impunemente y todo nos conduce al caos, y además crees que no hay esperanza, es el momento de reaccionar, de pensar en nuestra historia y mirar a uno y otro lado.


En España lo prioritario para nuestro gobierno falso, entiéndase falso no votado en urnas, es la de remover los huesos de un dictador, que lleva más tiempo muerto que el que sirvió a la dictadura, y que reposan en un lugar dirigido por religiosos, donde aquellos que así lo gusten van a visitar, pero nadie impone la misma.


Y como no quitar de la memoria de los españoles, la barbarie de una guerra civil, para intentar instaurar la tercera república.


Lo que ustedes leerán, seguro que les hará reflexionar y pensar que en Europa se respeta la memoria, sea del bando que sea, mucho más que en España.


Hablaré del dictador Oliver Cromwell, que llegó a su cargo por medio de una Guerra Civil, responsable de la ejecución del entonces monarca de Inglaterra, Carlos I, el antecesor en el cargo de la actual reina de Inglaterra, Isabel II. Pero además de dictador, este personaje fue un criminal de guerra si nos atenemos a los cánones actuales. En Irlanda prohibió la práctica pública del catolicismo, ordenó ejecutar a sus clérigos y mandó confiscar las propiedades de los habitantes católicos de esa isla. A eso hay que añadir que envió a la muerte y a la esclavitud a 40.000 irlandeses, por lo cual muchos le califican como genocida. Sobre él dijo un famoso político británico: “Cromwell sigue siendo una figura odiada en Irlanda, su nombre está asociado con la matanza, la persecución religiosa, y la enajenación masiva de la comunidad católica en ese país”. El político fue el anglicano Winston Churchill, primer ministro británico durante la Segunda Guerra Mundial.


Apreciados lectores, pero los desmanes dictatoriales de Cromwell, no acabaron aquí, también la música sufrió por sus prejuicios puritanos: durante su mandato prohibió las arpas y los órganos en Irlanda y las gaitas en Escocia. Su tiránica forma de gobernar ha hecho que muchos le consideren como un precursor de las dictaduras socialistas contemporáneas. Diversos autores e incluso algunos entusiastas de su figura le han comparado con dictadores tan sanguinarios como Robespierre -cabecilla del Terror jacobino durante la Revolución Francesa- y como Lenin, iniciador de la dictadura soviética.


A pesar de todo ello, tiene una estatua en el exterior del Palacio de Westminster, sede del Parlamento británico.


Cromwell no es una figura odiada en Inglaterra, admito que puede haber discrepancias en este matiz, incluso ha sido defendido por gente como Hume (filósofo, economista, sociólogo e historiador escocés, que constituye una de las figuras más importantes de la filosofía occidental y de la Ilustración escocesa), y
muchos historiadores contemporáneos. El que haya estatuas, vidrieras y muchos elementos que lo recuerden es porque está considerado como un héroe nacional que defendía el protestantismo de formas herejes como el catolicismo. Y eso es lo que se enseña en el colegio, y ese es el sentimiento general del pueblo inglés.


Por otro lado se dice que la monarquía inglesa no está muy de acuerdo, pero respeta esta parte de la historia y la comparte.


Quiero terminar citando en este artículo, alguno de los monumentos en Europa a dictadores, que los gobiernos de los países respetan y reconocen ser parte de su historia.


La gran tumba monumental de Napoleón. Francia
El gran monumento a Otto von Bismarck en Hamburgo. Alemania
Benito Mussolini cuenta con un mausoleo en su villa natal, Predappio. Italia El Mausoleo de Lenin. Rusia.


Rubrico mí artículo con una frase de George Santayana, filósofo hispano norteamericano, nacido en Ávila pero criado en Harvard; "el país que no recuerda su pasado está condenado a repetirlo", frase que da título al artículo.