El PSOE propone a Salamanca como ciudad amigable con los mayores

El PSOE propone a Salamanca como ciudad amigable con los mayores

|

En noviembre de 2017 el Imserso aprobó la nueva Estrategia Nacional de Personas Mayores para un Envejecimiento Activo y para su Buen Trato. Es el proceso de optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad con el fin de mejorar la calidad de vida, la vida saludable y la productividad a medida que las personas envejecen.


Es éste un concepto que trata de recuperar la idea clásica de la ancianidad como sabiduría que proviene de la edad provecta frente a la vejez como una enfermedad natural e irremediable. Idea geroprofiláctica sobre el envejecimiento que se refleja en el Edadismo o el lenguaje discriminatorio asociado a la edad.


Desde el PSOE se preguntan si Salamanca sigue esta nueva idea de buen trato a los mayores para poder ser personas con una vida activa. Y qué se debe hacer para que Salamanca se convierta en una ciudad más amigable para las personas mayores. Con este objetivo, para contestar públicamente a estas preguntas el PSOE de Salamanca organizó un debate abierto este lunes en el centro de mayores Tierra Charra, en la avenida de los Cedros del barrio Garrido.


Intervinieron Belén Bueno, de la Universidad de Salamanca, directora de Máster Universitario en Psicogerontología, Máster Gerontología y Máster Dirección y gestión de centros gerontológicos; Nuria Carcavilla, directora de la revista Qmayor Magazine; Juan José García Meilán, de la Universidad de Salamanca, responsable Unidad de Promoción del envejecimiento saludable y prevención de problemas cognitivos del Servicio de Atención de la Facultad de Psicología; y José Luis Mateos, portavoz municipal del PSOE Salamanca y candidato a la Alcaldía. Un debate público con todas las claves, moderado por Francisco Gómez, presidente de la Federación de Asociaciones de Mayores de Salamanca (Famasa).


“La discriminación por razón de edad se encuentra sin que seamos conscientes de ello. Sin embargo, el aumento de la esperanza de vida equiparando la etapa del mayor a otras como la de los jóvenes en número de años, la mejora física, la mejora intelectual y otras razones nos impelen al fin del edadismo. Esto se acelera a medida que llegan cohortes con más formación y que no estén dispuestos a que les cataloguen únicamente por las velas que soplen cada año”, argumenta el PSOE.


Y añade: “No nos damos cuenta, pero desde pequeños escuchamos y repetimos frases que afianzan la imagen de que los mayores se han convertido en seres inútiles, torpes, enfermos, irracionales, iracundos… Muy al contrario, debemos reivindicar que los mayores, son ciudadanos con los mismos derechos, obligaciones y responsabilidades que el resto de los ciudadanos en todos los ámbitos de la vida”.