Plaza Mayor del libro

Plaza Mayor del libro

|

Los libros han vuelto a conquistar la Plaza Mayor de Valladolid, como ya hicieran en las ediciones anteriores de la Feria del Libro de esta legislatura, en la que los puestos de los libreros y la carpa para las actividades y presentaciones han regresado “al salón de la casa que es la Plaza Mayor para Valladolid”, tal y como ha explicado el alcalde, Óscar Puente, en la inauguración.


Hasta el 10 de junio un completo programa de presentaciones de libros a caballo entre el salón de recepciones del Ayuntamiento y el Teatro Zorrilla, actividades infantiles, y firmas de autores. Todo con las letras como protagonistas.


Puente ha confiado en que “haya suerte con el tiempo, que la lluvia respete la Feria y pueda haber un buen ambiente durante estos días”. En esa idea ha incidido el presidente del Gremio de Libreros, Marco Antonio Blanco, que ha mostrado su deseo de que el tiempo acompañe a la cita más importante de la literatura de Valladolid con una previsión de un aumento de las ventas de en torno al 15 por ciento respecto a las cifras de la pasada edición.


Diez días en los que la Plaza Mayor quiere convertirse de nuevo en la gran fiesta de los libros de Valladolid con una programación diseñada por el Ayuntamiento de Valladolid y el Gremio de Libreros, Avadeco y el Gremio de Editores de Castilla y León con el propósito de satisfacer los gustos de la gran mayoría de los vallisoletanos


Esta tarde tendrá lugar el acto central de la primera jornada que será el pregón de la periodista y escritora Nieves Concostrina, programado para las 20 horas en la sala principal del Teatro Zorrilla. Antes, la escritora y periodista firmará ejemplares de sus obras en la caseta de firmas, situada en el centro de la plaza. Una vez concluido el pregón el grupo portugués Sete Lágrimas ofrecerá un concierto.


La Feria del Libro de Valladolid mantiene su apuesta internacional, con Portugal como país invitado, como ya se anunció en la presentación del cartel, que se materializa con la presencia de los más destacados autores del país vecino: Gonçalo Tavares, José Luis Peixoto, Isabela Figueiredo y Nuno Júdice, a los que se suma la ilustradora Catalina Sobral. Un desembarco de primer nivel que ha sido posible gracias a la colaboración de la Escuela Oficial de Idiomas. Y desde Iberoamérica también llegarán la narradora colombiana Laura Restrepo y el argentino –afincado en Granada­– Andrés Neuman.


La Feria del Libro de Valladolid reunirá en la Plaza Mayor a cerca de un centenar de escritores y artistas de primer nivel de la literatura nacional y también portuguesa en su quincuagésima primera edición que se desarrollará del 1 al 10 de junio. En el certamen tendrán un papel protagonista María Dueñas, Manuel Vilas, Luis Mateo Díez, Agustín García Simón o Jon Bilbao, que participarán en los tradicionales encuentros a los que se sumarán en la firma de ejemplares otros autores de la talla de Arturo Pérez Reverte, Javier Castillo, Inés Plana, Mara Torres o Edurne Portela, entre otros.


Un plantel donde también destacan el Premio Nadal Alejandro Palomas; Santos Juliá que ha merecido el galardón al Mejor Libro del Año que concede la Fundación Umbral, por ‘Transición’ o el último Premio Planeta, Javier Sierra. Asimismo, el Teatro Zorrilla acogerá el acto de entrega del Premio de la Crítica de Castilla y León que este año ha recaído ex aequo en Ángel Vallecillo y José Luis Cancho.


En el apartado de los homenajes, además del tributo a la Poesía, la Feria del Libro de Valladolid quiere recordar en su próxima edición a tres figuras que han fallecido en el último año. Es el caso del columnista local Tomás Hoyas, el gran narrador Juan Goytisolo, el extraordinario humorista Antonio Fraguas 'Forges'.


La apuesta por el acercamiento de la lectura al público infantil y juvenil es un esfuerzo constante por parte del Ayuntamiento de Valladolid y del Gremio de Libreros. En esta 51 edición se ha diseñado una amplia y variada programación dirigida a los más pequeños en la que no faltarán cuentacuentos, teatro, ilustración, música e incluso la danza. Un abanico de actividades participativas que profundizan en el fomento de la lectura.