Peñaranda recupera el esplendor de San Miguel Arcángel tras su polémica restauración

Peñaranda recupera el esplendor de San Miguel Arcángel tras su polémica restauración

|

El secretario general de la Fundación Las Edades del Hombre, Gonzalo Jiménez, y el director del Servicio de Patrimonio Artístico y Cultural del obispado de Salamanca, Tomás Gil, han presentado la intervención realizada en la escultura de San Miguel Arcángel en los talleres del monasterio de Santa María de Valbuena.


Ambos han incidido en la necesidad de valorar y preservar el patrimonio religioso como elemento de identidad de comunidades, ciudades y pueblos y que sean profesionales con la formación adecuada los que conserven y restauren las piezas que así lo precisen.


En el acto, que ha tenido lugar en la parroquia de Peñaranda de Bracamonte ante la atenta mirada de vecinos de la localidad, también ha intervenido la directora de restauración de la Fundación, Silvia Lorenzo, que ha comentado el trabajo y los procesos técnicos que se han seguido para la recuperación de la obra.


San Miguel arcángel es una talla que había sufrido una desafortunada intervención que hacia invisible la verdadera calidad de la obra. Esta pieza había sufrido varias alteraciones a lo largo de los años que habían modificado su morfología inicial, añadiendo y restando elementos originales.


En la última de las intervenciones registradas se había añadido una capa cubriente de pintura con mezcla de varios elementos plásticos. Una vez en manos de la Las Edades del Hombre, se procedió someter a la escultura a las pruebas pertinentes para conocer y cuantificar los daños y partir de ese momento poder proceder a la restauración más adecuada. Estas pruebas consistieron en radiografías, estratigrafías, análisis químicos y catas. Posteriormente se procedió a la retirada de elementos impostados que la figura había ido adquiriendo en diferentes épocas.



Una vez comenzados los trabajos en el taller, se descubrieron restos de estratos anteriores al actual e incluso restos de la policromía original del siglo XVII, con evidencias de estofados sobre oro y plata. El trabajo llevado a cabo ha procurado recuperar en la medida de lo posible todos los restos originales de la pieza. También se ha reintegrado los volúmenes necesarios para comprender la iconografía de la talla de una manera discernible y a la vez reversible.


En conclusión, los trabajos de restauración llevados a cabo por la Fundación Las Edades del hombre han sacado a la luz una escultura con iconografía, estilo y materiales propios del siglo XVII, dañados por el paso de los años y por las intervenciones realizadas con desigual fortuna.


Reivindicación del trabajo profesional


La talla de San Miguel Arcángel saltó a la primera plana durante el verano del 2016 por la 'libre' restauración que había experimentado, o sufrido. No en vano, su caso recordó al Ecce Homo de Borja, otra restauración poco profesional con un resultado todavía peor y que poco antes había alcanzado fama incluso internacional.


Por esta razón, y mostrando dos fotografías, la imagen de San Miguel Arcángel de Peñaranda cuando llegó al taller de restauración de la Fundación y la del resultado final después de meses de pruebas y trabajo. “Por cosas como estas defendemos y reivindicamos que deben ser los profesionales formados y acreditados los que se hagan cargo de cualquier tipo de intervención, por pequeña que esta sea o fácil que parezca”.