El vallisoletano Luis Alberto Calvo, nuevo presidente de los veterinarios españoles

El vallisoletano Luis Alberto Calvo, nuevo presidente de los veterinarios españoles

|

Calvo Sáez, entre otros títulos, es Doctor en Veterinaria por la Complutense, tiene clínica propia en la capital de Castilla y León. Hasta hace unos días presidía a los veterinarios de Valladolid y, desde ya, (toma posesión el próximo sábado) está al frente de la Organización Colegial Veterinaria. Preside, además, a los veterinarios taurinos de España, dibuja y pinta de manera primordial y le gustan los toros.


P.- ¿Qué más se le puede pedir a la vida, amigo Luis?


R.- Yo soy de fácil conformar, pero puestos a pedir, quisiera poder regocijarme plenamente con la alegría ajena.


P.- ¿Desde cuándo sus aspiraciones a la cúpula colegial?


R.- Es un proyecto que surge hace poco más de un año, impulsado por un grupo de presidentes de colegios de distintos puntos de la geografía española, que me propusieron esta responsabilidad y lo encontré interesante y aquí estamos.


Momento de la votación (Foto cedida por el Colegio de Veterinarios)


P.- ¿Cuántos colegiados hay en la Organización Colegial?


R.- En torno a 30.000 veterinarios


P.- ¿Y veterinarios licenciados en España?


R.- La colegiación es obligatoria, por lo tanto, en torno a los 30.000; pero desgraciadamente hay demasiados estudiantes de veterinaria, y cada año salen muchos más veterinarios al mercado de los que puede absorber el mercado y necesita la sociedad. Esto está promovido por el desproporcionado número de facultades de veterinaria: 12 en España, mientras que en Alemania tiene 5 y Francia 4, con mucha más población.


P.- ¿Hay intrusismo en la profesión?


R.- Si, como en casi todas, aunque no creo que sea una cosa de especial preocupación, date cuenta que al ser una profesión colegiada existe un control bastante estricto.



P.- ¿Qué pretende usted arreglar, si es que hay desarreglo en la Organización?


R.- Fortalecer la profesión con el desarrollo de las especialidades, exigir un trato fiscal no agraviante (el IVA de médicos es cero y el de veterinarios de animales de compañía el 21%), y una transformación digital acorde a los tiempos.


P.- Usted, que dibuja el toro de forma magistral, ¿se imagina a nuestra España sin festejos taurinos?


R.- El toro de lida es una seña de identidad de nuestro país, espero que las administraciones públicas protejan al toro de lidia como se merece.


P.- Hay veterinarios que no aceptan los toros. ¿Qué opinión le merece?


R.- Máximo respeto, el mismo que exijo por su parte a los veterinarios que se relacionan con el ganado de lidia.


Foto cedida por el Colegio de Veterinarios.


P.- En el entorno de las organizaciones colegiadas de España, ¿dónde sitúa a la veterinaria?


R.- Nuestra profesión es una profesión sanitaria y tiene un cierto reconocimiento que debe incrementarse por medio del conocimiento de la misma. Hemos de tener en cuenta que en cada acto humano cotidiano como es alimentarse o cuidar la salud, hay un veterinario detrás. Decía D. Álvaro Domecq que el médico cuida del cuerpo, mientras que el veterinario cuida de la vida de las personas.


P.-  Le tienta la política?


R.-Creo que el hombre es político por naturaleza, pero ante la falta de regeneración democrática de los partidos, se le quitan a uno las ganas.


P.- Fue todo, Luis. Que usted lo pinte bien. Enhorabuena.


R.- Muchas gracias, un placer, como siempre


FOTOS: NATALIA CALVO