Agria polémica con la manutención de Sacyl: incluye aceite de palma

Agria polémica con la manutención de Sacyl: incluye aceite de palma

|

Tremendo malestar entre los profesionales de Sacyl a causa de la manutención que proporciona la Consejería de Sanidad para las guardias. Según han denunciado a este diario, a través de su delegado sindical de CSIF, José Alberto Molina, la dieta tiene mucho margen de mejora y además incluye el aceite de palma entre los ingredientes de algunos de sus platos. “Es ridículo que toda la sociedad esté luchando contra el aceite de palma porque es malo para la salud y la Consejería de Sanidad nos lo meta a nosotros”, ha lamentado Molina. Aunque la baja calidad de los ingredientes de alguna de las preparaciones no es el único problema con el que se han encontrado los profesionales sanitarios desde que la Consejería les devolviera recientemente la manutención.


En este punto cabe recordar que en 2014 se acordó recuperar las dietas a los sanitarios que hacen guardias tras haberla retirado en 2012 por falta de fondos en plena crisis económica. Aún así, cientos de profesionales han tenido que ser indemnizados por la Junta de Castilla y León, según indica CSIF, tras reclamar la manutención que les correspondía. En algunos casos alcanzando cifras cercanas a los 4.000 euros haciendo valer este derecho.


El sindicato entonces arrancó una serie de encuestas cuya muestra alcanzó casi el millar de consultas en la Comunidad y unas 200 en la provincia de Salamanca. El resultado, que hicieron llegar a la Consejería, apuntaba que la preferencia de los profesionales pasaba por recuperar los vales de comida para canjear en restaurantes autorizados. Según especifica CSIF Salamanca, esos establecimientos tenían un acuerdo con una empresa subcontratada por Sacyl que ejercía como intermediaria y se llevaba parte del montante de las dietas. De los más de 9 euros asignados, poco más de 5 eran para los bares.



Sin embargo, la Consejería decidió implantar una línea fría de comidas con menús precocinados que los profesionales deben calentar para consumir. Han repartido incluso frigoríficos para su conservación como se puede apreciar en las imágenes. El valor de los menús apenas supera los 7 euros, según ha indicado CSIF, y algunos son vendidos en los supermercados. Los profesionales deben seleccionar a través de una aplicación móvil la comida que van a consumir en los tres días posteriores y la empresa suministradora la reparte a los centros. De este modo, si hay algún cambio de guardia “deben ingerir el menú escogido por un compañero”, tal y como advierte el delegado sindical.


Ante esta situación, CSIF ha trasladado el malestar del personal, también por la tardía hora a la que llegaron las comidas este viernes, aún consciente de que es un problema “heredado” de los responsables de los anteriores responsables de Sacyl. “La consejera ha dicho que va a vigilar mucho este tema”, ha reconocido Molina, que, eso sí, lamenta la “falta de transparencia” respecto a la empresa que sirve el catering, Vitarest, de la que nada saben salvo que es de Madrid. “No sabemos si ha accedido mediante un contrato licitado por concurso público, solo sabemos que es madrileña y sentimos que estén dando dinero a una empresa de fuera de Castilla y León”.