El Ayuntamiento insiste en que fue un "error" contratar a Los Chikos del Maíz

El Ayuntamiento insiste en que fue un "error" contratar a Los Chikos del Maíz

|

La concejal de Cultura, María Victoria Bermejo, ha reconocido que ha sido "un error" la presencia en la programación de la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes de un concierto de Los Chikoz del Maiz.


En palabras de la edil, es oportuno rectificar esta cita prevista para el 10 de marzo en la Sala B del Caem y con las entradas ya agotadas, pues esta formación hace "apología de la violencia" en sus canciones, en las que "da cabida a una serie de mensajes que invitan al puñetazo, a la patada en el vientre o al ahorcamiento" de quienes tienen "otras ideas" distintas.


Así lo ha señalado durante una intervención en el apartados de mociones, después de que la edil Carmen Díez, de Podemos e integrante del Grupo Mixto, haya presentado un documento promovido tras la posible cancelación del concierto de Los Chikos del Maíz en Salamanca.


Sobre la moción firmada por la representante de Podemos, desestimada con los votos en contra de PP y Ciudadanos, recogía en su exposición que "el Ayuntamiento de Salamanca cumpla lo establecido en el artículo 20 de la Constitución y no censure previamente actuaciones de ninguna modalidad artística, evitando elaborar perfiles ideológicos" y que "cumpla con los contratos ya firmados".


Carmen Díez ha insistido en que, de retirar el concierto de la programación, se producirá "censura previa" respecto a la presencia de un grupo que "no tiene denuncias abiertas ni ha sido condenado por sus actuaciones".


En esta misma línea, la edil de IU, Virginia Carrera, ha acusado al equipo de Gobierno de "censurar la cultura" y "atacar la libertad de expresión" con una decisión "arbitraria" que "crea un precedente de ciudad censora" y que también influye a los seguidores que ya han comprado las entradas y a los técnicos que programaron esta cita para marzo.


Posteriormente, el concejal de Ciudadanos Fernando Castaño ha tomado la palabra para lamentar "la publicidad gratuita" con la moción para el grupo musical, sobre el que ha dicho que "no se le prohíbe que cante" sino que se trata de "una resolución contractual" para que no lo haga de la mano del Ayuntamiento en la programación municipal, ya que no es "aconsejable" por sus letras.


A este mismo respecto, Castaño ha instado a las ediles de los grupos del PSOE y Mixto, defensores de la moción, sobre si estarían de acuerdo con este concierto si las letras fuesen "machistas" o si hiciesen referencia a integrantes de sus formaciones políticas.


Asimismo, el socialista Álvaro Antolín ha pedido al Ejecutivo que explique si la posible cancelación responde a "una iniciativa propia" o si se debe a "presiones externas", y ha alertado de la "nefasta gestión y tufillo sectario" que se daría de echar para atrás el concierto.


Además, aunque ha mostrado su discrepancia con las letras -ha recordado que también "atizan de los lindo" a socialistas como Alfonso Guerra, Felipe González o Eduardo Madina-, ha defendido que la cita musical siga adelante.


En este mismo punto, la concejal del PP y responsable municipal de Cultura, María Victoria Bermejo, ha apuntado que "lo vergonzoso" es que las ediles del Grupo Mixto no hayan apoyado, se han abstenido, en una moción con un texto de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de Castilla y León.


Sobre ese punto, Carmen Díez y Virginia Carrera han defendido su postura por considerar que el documento se ha llevado al pleno por el PP para "meter cizaña" y "utilizando a las víctimas". "Nadie de esta sala está a favor del terrorismo", había apostillado previamente la edil de IU.