Multitudinaria manifestación en Zamora para apoyar y revindicar la inocencia de los exjugadores de la Arandina

Multitudinaria manifestación en Zamora para apoyar y revindicar la inocencia de los exjugadores de la Arandina

|

Amigos, familiares y vecinos de la zona han llenado la Plaza Mayor de la Bóveda de Toro para protestar en contra de la sentencia a los tres exjugadores de la Arandina, condenados a 38 años de cárcel cada uno por un delito de abuso sexual a una menor de 15 años. En torno al millar de personas se han congregado en el centro del municipio zamorano para reivindicar la inocencia de los tres jóvenes deportistas. Un acto al que acudían dos de los propios implicados, Raúl Calvo, natutal de la Bóveda y jugador de su equipo de la Bovedana, y Víctor Rodríguez 'Viti', que tomaban la palabra durante la concentración con lágrimas en los ojos.


Indignación y angustia por parte de los más allegados a Rául, Lucho y Viti, que organizaban esta segunda concentración para intentar evitar el ingreso inmediato en prisión de los tres jóvenes este mismo miércoles. En una ‘vistilla’ en los Juzgados de Burgos, a las 10.00 horas, se decidirá el futuro inmediato de los tres exfutbolistas, mientras su defensa prepara el recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.


Dos de los exjugadores de la Arandina, Raúl y Viti, acompañados de otros familiares de Carlos Cuadrado 'Lucho', se dirigían a sus convecinos, familiares y amigos para expresarles su agradecimiento por el apoyo masivo recibido: "En esta lucha tan dura sentimos que no estamos solos". Además, el joven bovedano, prácticamente al borde del llanto, defendía una vez más su inocencia y revindicaba que "la palabra de otra persona no puede valer más que la mía". Una frase con la que los manifestantes rompían a aplaudir mientras los jóvenes se abrazaban a sus familiares.


Pancartas con mensajes de apoyo a los tres jóvenes y mensajes de reivindicación pidiendo "el fin de las denuncias falsas" y reclamando que "su palabra no vale más que la nuestra". Todo ello para lanzar un mensaje a la justicia sobre la inocencia de los tres acusados, que podrían pasar los próximos 20 años en la cárcel y otros 10 de libertad vigilada. Todos los allí concentrados confían plenamente en que ninguno de los tres exjugadores ha cometido los actos por los que han sido juzgados, y que este asunto es un caso de denuncia falsa por parte de la menor denunciante. Una teoría que cobra especial relevancia, tras la filtración de varios audios de un servicio de mensajería, donde la víctima asegura a varias de sus amigas «como cuenten algo, te juro que temblarán» y «como saquen algo, se lía padre», en referencia a los tres acusados.