STOP desde CSIF a las "abusivas tareas burocráticas" del profesorado

STOP desde CSIF a las "abusivas tareas burocráticas" del profesorado

|

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha lanzado una campaña contra lo que tacha de "burocracia excesiva y abusiva" que sufre el profesorado en los centros docentes y que, a su juicio, "puede afectar al ritmo académico y educativo", en la medida que "se está utilizando al docente para realizar diversos trabajos que la Administración debería resolver de otra manera".


Según ha informado el sindicato a través de un comunicado remitido a Europa Press, la campaña consiste en una encuesta dirigida al profesorado en la que se les pregunta su opinión sobre los trabajos burocráticos que hacen, si son excesivos, si hay medios y formación suficiente para llevarlos adelante, si es necesaria y útil esa tramitación burocrática, o si se podría reducir, entre otras cuestiones.


La encuesta también pregunta al docente si ese trabajo administrativo y burocrático interfiere en la actividad académica y pedagógica, si desmotiva profesionalmente, o si hace falta personal de administración y servicios para atender estas actividades.


La presidenta del sector autonómico de Educación de CSIF Castilla y León, Isabel Madruga, alerta de que "el día a día del profesorado de la enseñanza pública de Castilla y León se hace más complicado, debido al exceso de burocracia que sigue incrementándose en los centros educativos, y que acaban asumiéndola los docentes".


CSIF explica que, en este momento y cada vez más, el trabajo del docente comprende "un sinfín de tareas que pueden o no estar directamente vinculadas con su actividad competencial".


A cuestiones como la elaboración de programaciones de aula, de memorias de final de curso, todo lo relacionado con las evaluaciones del alumnado, reuniones de coordinación docente, o adaptaciones curriculares, que "se van haciendo más complejas", se suman otras tareas "más dudosas" desde el punto de vista docente, según CSIF.


Entre estas actividades "menos propias" del profesor está recabar datos de comedores escolares, los programas madrugadores, transporte escolar, tramitación de becas o ayudas, programa Releo o el control del absentismo escolar.


Además, los docentes "se ven obligados a aplicar nuevas normas y leyes, cada vez más numerosas, teniendo que adaptar la documentación institucional, hasta que otra nueva ocurrencia vuelve a trastocar la normativa".


"La mayor parte de las horas dedicadas a estas tareas no están recogidas y reconocidas por completo en el horario del profesorado ni son debidamente retribuidas", recalca Isabel Madruga.


En ocasiones, alerta, esta burocracia se incrementa "por la realización de estudios y la necesaria recopilación de datos estadísticos", con los que la Administración "saca pecho y presume del sistema educativo" ocultando "un nulo reconocimiento de facto a la labor docente".