Instan a adoptar medidas para prevenir y combatir los trastornos del juego

Instan a adoptar medidas para prevenir y combatir los trastornos del juego

|

El Procurador del Común, Tomás Quintana, ha considerado de interés realizar una actuación de oficio con objeto de estudiar el problema "individual y social" que suponen los efectos patológicos que produce en muchos casos la realización de actividades de juego y apuestas, en sus diferentes modalidades y, consecuentemente, efectuar una serie de recomendaciones a la Administración autonómica.


Según ha indicado la institución a través de un comunicado de prensa recogido por Europa Press el juego y las apuestas, en cualquiera de sus modalidades, incluidas las que se realizan 'on line', constituyen actividades que pueden conducir a comportamientos patológicos debido a los trastornos que generan, hasta el punto de que pueden llegar a producir formas de adicción no tóxicas o sin sustancia, pero que, al fin y al cabo, crean adicciones muy perjudiciales para las personas que las sufren y sus entornos, especialmente sus familias.


En Castilla y León, en el año 2011, estuvieron aquejados de trastornos psicológicos menos de 500 personas, sin embargo, sólo hasta octubre de 2019 ya fueron tratados por estos trastornos más de 1.100.


Así, como ha recordado el Procurador del Común, la Comunidad de Castilla y León ostenta la competencia exclusiva en materia de casinos, juegos y apuestas, excepto loterías y apuestas del Estado, por lo que la Comunidad se ha dotado de su propia normativa reguladora en la materia, constituida por la Ley de juegos y apuestas, aprobada en 1998, reformada posteriormente, así como por diversos reglamentos específicos sobre algunos tipos de establecimientos y juegos (casinos, bingos, máquinas y salones de juegos).


No obstante, como resultado de la investigación llevada a cabo, la Defensoría ha llegado a la conclusión de que hay margen para mejorar las medidas actualmente previstas para prevenir y combatir los efectos indeseados que produce en una parte de la población la práctica del juego.


En este sentido, se ha incidido en la necesidad de revisar la normativa de Castilla y León con objeto de adaptarla a las nuevas modalidades de juego y apuestas que van apareciendo, así como a la proliferación de establecimientos y plataformas electrónicas para practicarlos, teniendo muy en cuenta las consecuencias adictivas que producen y las conductas de personas y colectivos vulnerables, tales como los menores, jóvenes adolescentes o quienes tienen alteradas sus facultades volitivas.


De manera que, entre otras medidas, el Procurador del Común ha propuesto ampliar la distancia -ahora de 100 metros- de los establecimientos de juego y apuestas que se pretendan instalar en relación con cualquier tipo de centro educativo.


Además, que esa distancia, superior a 100 metros, se exija no solo en relación con los centros educativos, sino también con lugares de permanencia habitual de menores, jóvenes y personas vulnerables, como, por ejemplo, los centros culturales, polideportivos, áreas comerciales.


Recomienda también evitar concentraciones de lugares de juego y apuestas en una misma zona, mediante la ampliación de la distancia de 300 metros, prevista actualmente, entre dichos establecimientos; medida con la que indirectamente también se conseguiría evitar la proliferación de los mismos.


También aconseja la limitación de las formas y contenidos de la publicidad de las casas de juego y apuestas, de forma que fuera completamente aséptica; es decir, por ejemplo, sin relacionar estas actividades con personas populares o de éxito en la sociedad.


En relación con los juegos y apuestas que se practican de forma remota, se deberían impedir demostraciones o pruebas ficticias, sin apuesta real, para evitar la ilusión "de lo que se hubiera ganado", además de desarrollar la Ley de juegos y apuestas de Castilla y León para dotar a la Administración autonómica de personal propio que realice las actuaciones de inspección y control de las actividades de juego y apuestas.


El Procurador del Común cree también necesario incrementar la sensibilización y concienciación de la sociedad sobre los problemas reales que puede generar la práctica irresponsable del juego, especialmente la ludopatía, prestando especial atención a los grupos de riesgo, formar a profesionales de la salud, de la educación, servicios sociales en los peligros de adicción que puede generar la práctica de juegos y apuestas y mantener e incrementar el contacto con las asociaciones implicadas en la prevención y tratamiento de las adicciones que provoca el juego.