Caminando por la provincia de Valladolid | ¿En qué pueblo estamos? XVII

Caminando por la provincia de Valladolid | ¿En qué pueblo estamos? XVII

|

En la semana anterior, en el XVI capítulo del ‘Caminando por la provincia de Valladolid | ¿En qué pueblo estamos?’, llegamos hasta Valdestillas. Con su alcalde, Alberto Sanz, descubrimos su importancia artística, histórica y cultural y nos dimos una vuelta por sus fiestas y, también, por sus recreaciones históricas, con Carlos V como protagonista principal.


En esta ocasión llegamos hasta Portillo, localidad vallisoletana que cuenta en la actualidad con 2.450 habitantes repartidos en dos distritos. Por un lado Portillo, situado en un cerro de la meseta castellana y por otro Arrabal, ocupando la zona baja. Se localiza en la Tierra de Pinares, a 20 kilómetros de la capital, y su ubicación convierte al lugar en un enclave privilegiado para contemplar las vistas de la meseta. Desde pinares y núcleos urbanos hasta sembrados de cereal.


Repasamos todo el encanto de una localidad con un precioso castillo y que presume de buenos mantecados, ajos y alfareros con su nuevo alcalde, Juan Antonio Esteban Salamanca, portillano de nacimiento y al que se le iluminan los ojos cuando habla de un pueblo al que ama.


El alcalde Juan Antonio Esteban Salamanca


Un castillo único


El edificio cultural e histórico por excelencia de Portillo es su castillo. Fue declarado Monumento Nacional y data del siglo XIII. Nos encontramos las primeras referencias escritas sobre la villa cuando doña Sancha otorgó el lugar al obispo Ponce y a los canónigos de Palencia. Más tarde, hacia el 1460, Enrique IV de Castilla donó la villa al conde de Benavente, Alonso Pimentel”, nos confiesa el primer edil de Portillo, hablándonos de su emblema, el castillo, y de los orígenes del municipio.


Dos son los acontecimientos históricos que merece la pena conocer de la localidad. Por un lado, el apresamiento y posterior encarcelamiento de D. Álvaro de Luna en la cárcel de la torre del homenaje del castillo, donde pasó los últimos días de su vida antes de ser trasladado a Valladolid siendo decapitado en el año 1453 y, por otro lado, el nacimiento, en 1882, de D. Pío del Río Hortega, médico e investigador que destacó en el estudio celular del sistema nervioso y que fue nominado al Premio Nobel en dos ocasiones, eso sí, sin conseguir el galardón.


La localidad pucelana cuenta con un importante patrimonio histórico, monumental, artístico, tradicional, artesano y paisajístico y es uno de los lugares más reconocidos de la provincia. Además de su emblemático castillo, anteriormente citado, de planta cuadrada, doble recinto y con una Torre del Homenaje de 28 metros y 117 escalones, destacan las dos iglesias que se conservan para el culto: la de Santa María la Mayor y la de San Juan Evangelista, ambas del s.XVI.



También se puede reconocer la edificación de la iglesia de San Juan Bautista, hoy convertida en bar, y se puede disfrutar de la muralla, seña de identidad también de la localidad o de la Cuesta Empedrada, calzada que une Portillo y Arrabal. Los Aljibes, la Fuente Vieja, en Arrabal, o el Mirador del Pico Calvario son lugares para disfrutar.


Portillo tiene cubiertos todos los servicios sociales básicos con guardería, residencia de la tercera edad, que gestionamos directamente desde el Ayuntamiento, colegio de Infantil y Primaria e Instituto de Educación Secundaria. También Centro de Salud, piscinas, teatro y polideportivo. Es un lugar ideal y privilegiado para vivir”, nos cuenta Juan Antonio Esteban Salamanca.


Fiestas patronales y ferias de calidad


Las Fiestas Patronales, que tienen lugar del 7 al 14 de septiembre, son las que despiertan un mayor interés. El día 8 de septiembre es la Fiesta  en Honor a la patrona Santa María La Mayor y la villa se viste con las mejores galas celebrando  un pasacalles, una misa y una actuación musical en el patio de armas del castillo. La procesión, en la que se saca a la virgen por las calles del pueblo acompañada de vivas y jotas, el encierro y la verbena forman parte de este día tan especial, de gran trascendencia para nuestro municipio”, nos cuenta el alcalde.



En estas fiestas destacan también los encierros camperos, uno de los mayores atractivos. En los mismos, las reses son conducidas por los caballistas desde el Comeso a la Explanada  y acceden al pueblo. Los días 7,9 y 10 por la Cuesta Empedrada y los días 12, 13 y 14 desde la propia Explanada. Seis encierros por el campo que cumplen con una de las tradiciones más antiguas y atractivas de un municipio que busca que sean declarados encierros tradicionales.


En el calendario festivo de Portillo destaca también, el 27 de diciembre, la festividad de San Juan Evangelista, el Lunes de Resurrección, el Domingo de Cachos o el de Ánimas, además de las Ferias que han sido potenciadas en los útimos cuatro años.


El último fin de semana del mes de junio tiene lugar la Feria de la Artesanía y el Ajo. Este año ha cumplido su 20ª edición. En ella ponemos en valor los productos típicos de nuestro municipio como son el mantecado o zapatilla, la alfarería y el ajo blanco. En mayo celebramos la Feria Medieval o Encuentro Recreacionista que en esta ocasión ha cumplido su 10ª edición en el entorno del castillo regresando a la época medieval con su mercado, vestimentas, caballeros y damas”, nos cuenta el alcalde.


Un mantecado para chuparse los dedos


En el ámbito gastronómico, hablar de Portillo es hablar de mantecado, de bollo blanco o zapatilla. Se trata de un dulce típico y famoso en toda Castilla y León. Data del s.XV y está compuesto por una base de manteca de cerdo, harina, azúcar, huevo, aguardiente y canela que ha de pasar hasta tres veces por el horno, una de cocción y dos de secado.


“Nuestros mantecados van cubiertos por los cuatro costados con una corteza tipo merengue crujiente al paladar, lo que les da un aspecto final tan característico. Se trata de un producto cien por cien artesanal”, nos confiesa Juan Antonio Esteban Salamanca.


Imagen: Ayuntamiento de Portillo


El alcalde, hablando de los platos típicos del pueblo, añade además que “la jota titulada 25 pueblecillos hablaba de espárragos en Portillo, sin embargo el producto ha dejado de ser característico” en un lugar en el que destacan además las sopas de ajo, el cocido o las lentejas.


Una localidad para disfrutar de su historia, fiestas, y gastronomía desde un enclave único y privilegiado dentro de la provincia de Valladolid.


Caminando por la provincia de Valladolid | ¿En qué pueblo estamos?


NÚMEROS ANTERIORES: