Una investigación iniciada en Salamanca desencadena siete detenciones por robos y tráfico de armas

Una investigación iniciada en Salamanca desencadena siete detenciones por robos y tráfico de armas

|

La Guardia Civil de la Comandancia de Salamanca ha desarrollado una investigación bajo la denominada operación “LUDICRAS”. Los trabajos se iniciaron con motivo de un robo con fuerza en las cosas cometido en un establecimiento de apuestas de la localidad de Peñaranda de Bracamonte en junio del pasado año pasado donde los autores sustrajeron un botín de 46.000 euros en metálico.


La primera fase de explotación de la denominada operación “Ludicras” comenzó el día 5 de febrero de 2020 con la realización de cinco registros domiciliarios (tres en la provincia de Madrid y dos en la de Toledo) donde se procedió a la actuación policial contra las dos partes de la organización criminal. Un primer grupo dedicado activamente al robo de establecimientos, locales de apuestas y estancos principalmente, y otro segundo grupo dedicado a la tenencia y tráfico ilegal de armas de fuego.


La Guardia Civil procedió a la detención de siete personas, A.P.M. de 27 años de edad, J.M.C.M, de 35 años, A.B.S. de 18 años de edad, B.P.Q. de 29 años, L.E.S.B. de 38 años de edad, J.G.V.B de 38 años de edad y de M.M.M de 41 años de edad. Durante la práctica de los registros domiciliarios se han recuperado joyas y efectos procedentes de los robos, armas de fuego, dinero en metálico y 653 gramos de resina de hachís.


La organización investigada es relacionada inicialmente con la comisión de diez hechos delictivos contra el patrimonio cometidos por varias provincias del territorio nacional, incluidas Salamanca, Ávila, Madrid, Toledo, Ciudad Real y Cantabria, aparte del delito de tenencia y tráfico de armas y el delito contra la salud pública perpetrado.


Los integrantes de la organización criminal residían en las provincias de Madrid y Toledo, desde donde salían a actuar por cualquier punto de la geografía nacional, la organización estaba perfectamente dirigida y jerarquizada contando con los últimos medios tecnológicos (se han intervenido tres inhibidores de frecuencia y multitud de herramientas para la comisión de los robos) con los que se solían garantizarse el éxito de sus actuaciones.