Importante inyección económica para restaurar la Iglesia de Santa María de la Cuesta

Importante inyección económica para restaurar la Iglesia de Santa María de la Cuesta

|



El Consejo de Gobierno ha aprobado un gasto de 549.891 euros para llevar a cabo restauraciones de las cubiertas, galería y nave interior de la iglesia de Santa María de la Cuesta en Cuéllar, en la provincia de Segovia.


Según ha explicado el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, esta inversión servirá para dar respuesta a las necesidades que plantea el edificio en la actualidad, detectadas en las cubiertas, con problemas de filtraciones en la nave, galerías norte y sur y sacristía y los pórticos de la galería norte, que se encuentran cegados.


Además, existen revestimientos añadidos en los paramentos y bóvedas de la nave, que ocultan los acabados que dieron su configuración definitiva a este espacio en 1831. También se han detectado deficiencias en las instalaciones y en la estabilidad en la estructura de ascenso al coro.


El objetivo de la intervención que plantea la Consejería es recuperar el carácter original del edificio y poner en valor la galería que abre al norte y la totalidad del espacio interior de la nave. Para ello se llevarán a cabo actuaciones de restauración de la cubierta de la nave, galerías y sacristía; la apertura de la galería norte y restauración del espacio de acceso y de las arquerías, la restitución de los revestimientos añadidos en las paredes y bóvedas de la nave, con arreglo a los colores originales, y la preinstalación eléctrica.


De origen medieval, la iglesia de Santa María de la Cuesta y su entorno constituyen un "peculiar recinto" situado fuera de los muros de la villa. La iglesia presenta en la actualidad una sola nave, con contrafuertes hacia el interior y un ábside semicircular de mampostería. Su nave única, de grandes dimensiones, y las galerías que la flanquean, han sufrido numerosas intervenciones a lo largo de la historia, que impiden la percepción del carácter original del monumento y de su relación con el entorno.


Según han recordado desde la Consejería de Cultura, un incendio en 1970 afectó a las cubiertas y supuso la pérdida de la armadura de la nave, pero también el cierre de la galería al norte, la desaparición de un posible claustro al sur, y la transformación de los acabados interiores de la nave.